MONITOR POLÍTICAS TIC Y DERECHOS EN INTERNET EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

APC

Noticias

Experiencias

Documentos

Proyectos TIC

Organizaciones y Grupos

Eventos TIC

Alertas

Derechos Vulnerados

Reguladores y Operadores

Legislación

Declaraciones

Listas electrónicas TIC


ir_mouse_70.gif (2082 bytes)

Inicio
ACCION
Foro
Comentarios
Aportes
POLÍTICAS TIC - DERECHOS INTERNET
Sobre el proyecto
Colaborador@s - Expert@s TIC
Por qué Políticas TIC y Derechos Internet
BOLETÍN "Políticas Públicas y Derechos en Internet"
Ultima edición
Ediciones anteriores


La Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información, CMSI: Visiones e intereses en juego

Eduardo Tamayo G., ALAI, 10/28/2002

CUMBRE MUNDIAL DE LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN:
VISIONES E INTERESES EN JUEGO

Eduardo Tamayo G.
Agencia Latinoamericana de Información
ALAI
http://alainet.org
Octubre 2002

Uno de los retos de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, CMSI, que se llevará a cabo en dos etapas (en Suiza en diciembre del 2003 y en Túnez en el 2005) es encontrar "una visión compartida común sobre la sociedad de la información", según señalan los convocantes.

Durante el proceso preparatorio de la CMSI (hasta la fecha se han realizado en Ginebra dos reuniones, la preparatoria de julio de 2002 y la informal de septiembre de 2002) se han expuesto diversas posiciones no solo en torno a la noción de "sociedad de información" sino sobre los diversos temas que aborda la Cumbre. Con claridad han salido a flote las posiciones del Norte desarrollado que hace causa común con sus transnacionales, los gremios empresariales, la de los países del Sur y varias posiciones de la sociedad civil.

Un primer actor del proceso de la CMSI son los países industrializados en los que se han desarrollado aceleradamente las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y que viven ya en una economía en el que el manejo de la información y el conocimiento ocupan un lugar preponderante ya sea en el trabajo, la educación, el comercio, la medicina o el entretenimiento.

Estados Unidos defiende la posición hegemónica mundial que mantiene en la industria cultural, las telecomunicaciones satelitales, los medios mundiales de difusión, la Internet y la circulación de información. Por eso insiste en la "libertad para los medios", la participación del sector privado, la liberalización de los mercados, los derechos de propiedad intelectual y el establecimiento de un marco para el desarrollo empresarial. Se opone a cualquier mención de la "ética en la sociedad de la información" porque son extensiones de definiciones nacionales y culturales. (1)

La Unión Europea, por su lado, expresa que la "emergencia de la sociedad de la información está acompañada por una creciente fosa entre los info-ricos y los info-pobres creando una brecha digital en cada sociedad". Para remover los obstáculos y barreras que impiden aprovechar el potencial de las tecnologías se requiere desarrollar estrategias nacionales, regionales y globales. En el ámbito nacional, según la Unión Europea, es necesario crear un marco político permanente particular: redes de seguridad, protección de la privacidad, políticas favorables a la competencia, marcos regulatorios transparentes y compromisos para una efectiva apertura de los mercados y la competencia. "Tal ambiente debe crear condiciones favorables para el desarrollo de infraestructura, en particular por el sector privado". (2)

Cabe señalar que la noción misma de "sociedad de la información" nace en la década de los 70 en los programas de investigación de los gobiernos y en las instituciones internacionales de los países industrializados que apuntaban a desarrollar las nuevas tecnologías para salir de la crisis ocasionada por el alza del precio del petróleo. Desde 1975, el término "sociedad de la información" fue utilizado por la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico, OCDE, que agrupa a los treinta países más desarrollados del mundo, y cuatro años más tarde en el seno de la Unión Europea.

Por esta misma época, surge una visión que relaciona la "sociedad de la información" con el desarrollo evolutivo de la humanidad que proviene del sector corporativo transnacional. En 1977, aún antes del auge de Internet, la empresa estadounidense IBM decía en un spot publicitario "La historia de la humanidad es frecuentemente descrita en términos de épocas... Ahora, es generalmente admitido que hemos iniciado una nueva era, una era post-industrial donde la capacidad de utilizar información se ha vuelto decisiva...esta nueva era es desde ahora la llamada era de la información". (3)

El concepto de "sociedad de la información", igualmente, ha formado parte de la agenda del G8, conformado inicialmente por Estados Unidos, Japón, Alemania, Canadá, Francia, Italia, Reino Unido y al que se ha sumado la Federación Rusa, luego de la implosión de la Unión Soviética. En su Cumbre de Bruselas en 1995, las potencias capitalistas ratificaron el concepto de "sociedad global de información" al tiempo que decidieron acelerar la liberalización (privatización) de las telecomunicaciones y dar carta blanca al sector privado para construir las infraestructuras informacionales. A esta reunión asistieron 50 representantes de las grandes firmas electrónicas y aeroespaciales de Europa, Estados Unidos y Japón, pero ninguno de la sociedad civil.

En sus reuniones de Okinawa, Japón, (2000) y Génova, Italia, (2001) el G8 continuó en la misma línea de Bruselas pero en sus deliberaciones emergieron las promesas del acceso universal a las TIC y de superar la "brecha digital" entre los países "info-ricos" e "info-pobres". En Génova, el G8 atribuyó a las TIC "un tremendo potencial para acelerar el crecimiento, aumentar los estándares de vida y satisfacer otras necesidades del desarrollo" de los países del Sur. (4)

En conclusión se puede decir que la noción de "sociedad de información" es una construcción ideológica formulada en el Norte y cuya difusión va de la mano con la aplicación de políticas de liberalización, desregulación y privatización que le han favorecido enormemente. En este contexto de globalización económica el poder de las trasnacionales (con asiento en los países del Norte) se ha incrementado y extendido a todos los rincones del planeta, controlando una tercera parte de las exportaciones mundiales. Las herramientas utilizadas han sido precisamente las TIC. La hegemonía comunicacional e informativa del Norte pretende ser reforzada y ampliada a través de la CMSI.

El sector corporativo

Un segundo grupo de presión está compuesto por el sector de los "grandes negocios", que comprende el sector transnacional del Norte, el cual actúa protegido por las políticas de los países desarrollados. "La experiencia de la OCDE es que nosotros necesitamos tomar en cuenta el rol clave jugado por el sector privado en la creación de la sociedad de la información, principalmente en la infraestructura que ésta última debe construir. Esto puede fácilmente ocurrir bajo un marco de competencia empresarial que aliente las inversiones", asegura John Dryden, representante de la OCDE. (5)

El sector corporativo participa en el proceso preparatorio y en la Cumbre misma, a través del Comité Coordinador de Interlocutores de Negocios (CCBI, por sus siglas en inglés). El CCBI está presidido por la Cámara Internacional de Comercio, e integrado, entre otros, por el Consejo Empresarial para las Naciones Unidas, el Comité Asesor de la Industria y los Negocios para la OCDE, el Diálogo Global Empresarial para el Comercio Electrónico, la Comisión Global de la Infraestructura de la Información, el Consejo Internacional Empresarial de Estados Unidos y el Foro Económico Mundial.

Básicamente las grandes corporaciones están interesadas en desarrollar el comercio electrónico global que comprende tanto bienes como servicios. En este sentido, plantean que se debe construir un marco político adecuado, lo que implica la creación de un ambiente que atraiga las inversiones en tecnología e infraestructura, incluyendo la liberalización de las telecomunicaciones, la protección de los derechos de propiedad intelectual, la libertad de comunicación en Internet, la seguridad, la protección de datos y la privacidad.

Durante la primera reunión preparatoria de la CMSI de julio de 2002, el CCBI, presentó un extenso Plan de Acción Global para el Comercio Electrónico, en el que "urgía a los gobiernos a confiar en las autorregulaciones empresariales y el uso voluntario de tecnologías que empoderan como los principales impulsores de la creación de confianza en todo el espectro de usuarios y proveedores de bienes y servicios del comercio electrónico". El mismo documento indicaba que "los gobiernos deben priorizar la provisión de un ambiente estable y predecible que facilite la vigencia de contratos electrónicos, la protección de la propiedad intelectual y salvaguardar la competencia". (6)

Aunque proviniendo del mismo sector privado, pero con una visión menos global -y más bien gremial- la Asociación Internacional de Radiodifusión, AIR, aspira a no quedarse fuera la "sociedad de la información" que se está moldeando y de los avances tecnológicos, especialmente de la digitalización de las emisiones radiales. La AIR, que agrupa a 17.000 emisoras privadas de Europa y América Latina, está preocupada por las críticas que se hacen a los medios de información privados "como si no estuvieran cumpliendo su papel" y defiende la "libertad de expresión", entendida como "libertad de empresa", y la privatización del espectro radio-eléctrico. Así mismo, rechaza la incursión de los medios electrónicos con fines no lucrativos y le molesta cualquier tipo de control, restricción o regulación de carácter público.

Los países del Sur

Un tercer actor de la CMSI son los países del Sur que participan en condiciones de absoluta desventaja y desigualdad en la llamada "sociedad de la información". Luego de que fue descartado el Nuevo Orden Informativo Internacional, promovido por los "países en vías de desarrollo" en las décadas de los 70 y 80 para democratizar las comunicaciones y denunciar los desequilibrios informativos Norte-Sur, la agenda mundial en materias de comunicación e información pasó a estar comandada por el Norte industrializado.

Las poderosas fuerzas de la investigación científica y las innovaciones tecnológicas que son el motor del desarrollo económico y social están controladas en gran parte por el Norte, y están orientadas en su mayoría a resolver sus problemas y necesidades. (7)

Los países industrializados concentran el 97% de todas las patentes. Aunque la Internet crece exponencialmente, no más del 5% de la población mundial la utiliza, y en el 88% de los casos vive en países industrializados. Mientras tanto, la investigación científica en el Sur está en vías de extinción: los países del Sur dedicaban un 6% de la inversión a este campo en la década de los 80 pero en la década de los 90 redujeron al 4%.

El ahondamiento de las desigualdades en materia de información, conocimiento y tecnologías se ha visto favorecido por el sistema mundial de protección de los derechos de propiedad intelectual adoptados en el marco de la Organización Mundial de Comercio. "Cada vez existen más pruebas de que las cláusulas legales del Acuerdo de 1995 sobre Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (TRIPS) de la OMC, constituyen un obstáculo para la generación independiente de conocimiento en las sociedades en desarrollo pues favorecen el saqueo de esos recursos (por ejemplo de materiales genéticos) del Sur", señala Cees J. Hamelink, profesor de la Universidad de Amsterdam. (8)

Diversas posiciones mantienen los países del Sur que participan en la CMSI, aunque pueden constatar que el marco único impuesto por el Norte para acceder a "la sociedad de la información" les deja poca capacidad de maniobra. En efecto, los países industrializados están poco dispuestos a contemplar otras opciones (como sería el incremento de la ayuda al desarrollo) que no sean la privada o la ayuda paternalista para cerrar la "brecha digital".

Algunos gobiernos (especialmente los musulmanes) miran con recelo la pérdida de soberanía sobre los flujos informativos que circulan por la Internet que escapan los controles de los Estados y desafían las legislaciones nacionales; otros están explorando la manera de utilizar las TIC para promover el desarrollo. Pero también hay países que le dan poca o ninguna importancia, carecen de políticas y propuestas para enfrentar el tema y han designado funcionarios de bajo perfil para la CMSI.

La Organización de la Conferencia Islámica (OIC), entidad intergubernamental que congrega a los países musulmanes de Africa y Asia, ha expuesto su preocupación por el predominio de los intereses privados en el desarrollo de la "sociedad de la información" que reduciría el debate a las leyes del mercado, los aspectos tecnológicos y los servicios de gran valor añadido para controlar la "gobernanza" del mundo.

Para la OIC la cuestión fundamental es desarrollar una nueva mirada sobre la mundialización con miras a imaginar otra filosofía de la cooperación fundada sobre una real voluntad política (mundial) para facilitar el acceso de los países pobres a la "sociedad de la información". Por lo tanto, se debe debatir el potencial que ésta ofrece para responder a las necesidades de los países en desarrollo en los sectores prioritarios, educativos, económicos, culturales y tecnológicos. (9)

Los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil de Africa llevaron a cabo en Bamako, Malí, una conferencia regional preparatoria de la CMSI del 28 al 30 de mayo de 2002. En ella se señaló que se "debería proporcionar a todos los ciudadanos los medios necesarios para utilizar las redes TIC como servicio público" y que "todo ciudadano debería gozar de la libertad de expresión y de acceso protegido a la información en el ámbito político mundial". También se hizo hincapié en la necesidad de promover el "plurilingüismo y mantener la diversidad cultural como fuerza motriz del proceso de desarrollo de contenidos para utilización local e internacional".

El tema del acceso y la importancia que tienen las TIC para el desarrollo también aparecen en las inquietudes de América Latina y el Caribe. Durante un Foro Internacional realizado en Río de Janeiro, a fines de septiembre de 2002, a iniciativa de la UNESCO y otras instituciones, se hizo hincapié en que los objetivos de las TIC no "solamente deben apuntar al crecimiento económico y al empleo sino también a hacer retroceder la pobreza y lograr la equidad social". También se enfatizó en que la "sociedad de la información debe garantizar a todos los ciudadanos los derechos fundamentales de acceso a la información, a la comunicación y a la libertad de expresión".

La sociedad civil

Dentro de la sociedad civil se han expresado diversas posiciones, pudiendo distinguirse, entre otras, la de los jóvenes, la de los periodistas, de las mujeres, la de los "internautas", la de las ONGs interesadas en cerrar la "brecha digital" y también una tendencia de carácter social que plantea que "la sociedad de la información" debe tener como centro el ser humano y los derechos humanos.

Para entender la participación de esta última tendencia en la CMSI es necesario señalar un antecedente. En el mes de febrero de 2002, durante el Segundo Seminario Comunicación y Ciudadanía, llevado a cabo en el marco del Foro Social Mundial de Porto Alegre, Brasil, se lanzó la campaña denominada "Por el Derecho a la Comunicación en la sociedad de la información" (CRIS, por sus siglas en inglés) con el objetivo de movilizar a la sociedad civil en torno a la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información.

En esta campaña participan algunas organizaciones que promueven la democratización de la comunicación y el reconocimiento del derecho humano a la comunicación. Entre ellas: la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones, APC; la Agencia Latinoamericana de Información, ALAI; la Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica, ALER; la Asociación Mundial para las Comunicaciones Cristianas (WACC, por sus siglas en inglés) y otras.

CRIS, de inicio, ha cuestionado el uso del término "sociedad de la información" la cual "no es ideológicamente neutral" y es "un invento de las necesidades de globalización del capital y de los gobiernos que la apoyan". También ha mostrado sus preocupaciones por la privatización de los frutos de la creatividad humana -desde la academia hasta los medios de comunicación, desde la medicina indígena hasta la música. Así mismo impugna la privatización del espacio radioeléctrico que es un patrimonio de la humanidad; la monopolización y uniformización de los medios de difusión; la vigencia de los derechos de propiedad intelectual que han permitido la expansión y fortalecimiento de las corporaciones transnacionales; la comercialización de la Internet que inició como un nuevo y prometedor espacio público. También se ha pronunciado por la defensa de la radio y televisión comunitarias.

Durante las reuniones preparatorias de la sociedad civil se han hecho escuchar tanto las voces de CRIS como de los distintos participantes acreditados. Un documento de consenso preparado por el Grupo de Coordinación de la Sociedad Civil plantea los siguientes puntos fundamentales:

1) La base fundamental de los temas, principios y posibles resultados de la CMSI deben ser los derechos humanos y el desarrollo humano. En este sentido las TICs son una herramienta para el logro de metas económicas y sociales y no un fin en sí mismas.

2) La comunicación es una necesidad humana fundamental, indispensable para la organización de las sociedades. Por lo tanto la CMSI debe asumir el concepto de la comunicación como un derecho humano universal. Aunque este derecho no figura como disposición en el derecho internacional se invita a hacer esfuerzo para que la Cumbre adopte una Declaración Universal sobre el derecho a comunicarse. Se precisa que la comunicación debe ser entendida como un proceso participativo e interactivo esencial para la coexistencia humana, la formación humana y la construcción de ciudadanía y comunidad.

3) Sobre el tema de la brecha digital se considera que debe ser abordado en su entendimiento más amplio, a fin de garantizar el acceso y la participación democrática y equitativa. Esto significa abordar no sólo la brecha digital Norte/Sur, sino también las desigualdades que persisten dentro de las naciones desarrolladas como menos desarrolladas, y, en forma general, las barreras políticas y sociales, así como las barreras técnicas, educativas, de género y económicas, que son las principales causas de la marginación.

4) En cuanto al "acceso"a las TICs, es indispensable desarrollar los medios y la condiciones para el uso efectivo y equitativo de los pueblos indígenas, los migrantes, las personas adultas mayores y los/as discapacitados / as.

5) Se debe priorizar no solo la conservación de la diversidad lingüística y la identidad cultural, sino también fomentar su desarrollo, considerando que la cultura es viva y en evolución.

6) Los análisis y perspectivas basados en el género deben ser introducidos en todas las propuestas, planes de acción y programas de seguimiento, para que la igualdad de género pueda ser garantizada. (10)

Los jóvenes están teniendo una activa participación en la CMSI y esperan que sus planteamientos sean tomados muy en cuenta. Nick Moraitis, de la organización Taking it Global de Canadá, en representación del caucus de jóvenes, dice que "los jóvenes hemos nacido y crecido en la "aldea global". "Por largo tiempo, los jóvenes hemos sido considerados una carga económica que necesita ser educada en lectura, escritura y buenos modales, pero ahora no solo sabemos algo para enseñar a todos, sino que frecuentemente somos los expertos... En la sociedad de la información los jóvenes estamos al frente", enfatiza Nick Moraitis. (11)

Por último, los periodistas de la Federación Internacional de Periodistas, FIP, consideran que la información no debe ser considerada como una mercancía sino como un bien público y defienden el pluralismo, actualmente amenazado por la globalización y la concentración de los medios. Plantean que la CMSI debe reconocer los derechos de los periodistas que emanan de la Declaración Universal de Derechos Humanos y las declaraciones de la UNESCO.(12)

Notas

(1) Documento WSIS/PC-1/CONTR/9-E presentado por Estados Unidos de América 25 de junio ?de 2002
(2) Statement by the Representative of Denmark on Behalf of the Europea Union, Ginebra 17 de septiembre de 2002.
(3) Armand Mattelart, "La Communication á l'assaut de la culture", Maniére de Voir, Le Monde Diplomatic * 63 , mayo junio 2002, Paris
(4) El G8 y las tecnologías digitales http://www.el-planeta.com/abismo/g8.htm
(5) Intervención de John Dryden, delegado dela sección de Ciencia, Tecnología e Industria de la OCDE, Ginebra 16 de septiembre de 2002
(6) A Global Action Plan for Electronic Business, Alliance for Global Business, 3rd. Edition, 30 July 2002.
(7) Mohammed H. Hassan, "Cooperación Sur en Ciencia y Tecnología en el siglo XXI" en: Cooperación Sur, PNUD, # 1, 2000, Nueva York.
(8) Cees J. Hamelink. "¿Quién tiene derecho a saber?", Revista del Sur # 118, agosto de 2001.
(9) Documento de Trabajo presentado por la Organización de la Conferencia Islámica, presentado a la reunión preparatoria de la CMSI, Ginebra 1-5 julio de 2002.
(10) Grupo de Coordinación de la Sociedad Civil. Declaración a la Reunión Informal sobre Contenido y Temas. Ginebra 16-18 de septiembre, 2002
(11) Intervención en la reunión informal Reunión Informal sobre Contenido y Temas de la CMSI, Ginebra 16-18 de septiembre, 2002
(12) Documento de trabajo presentado por la Federación Internacional de Periodistas, FIP, y la Federación Suiza de Periodistas a la PRECOM 1, Ginebra 1-5 julio de 2002.
TEMAS
Acceso
Capacitación
Censura
Comercio Electrónico
Comunidades Virtuales
Género y Minorías
Gobierno de Internet
Privacidad
Propiedad Intelectual
Software Libre
Todos los temas

Investigaciones Especiales

Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información -CMSI-
Participación de América Latina
Campaña por los Derechos de la Comunicación -CRIS-
¡Únete a la Campaña, ponle la firma!
Carta de APC sobre
Derechos en Internet
INICIO APC EUROPA AFRICA

El trabajo de APC sobre Derechos en Internet es apoyado por HIVOS

Este es un proyecto de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones