APC.org > ICT policy > LAC > Information
 
 GO >> | Site map | Contact us
All themes
-- Todos los temas --
Acceso
Ancho de banda e infraestructura
Capacitación y educación
Censura
Ciencia y tecnología
CMSI y seguimiento
Comercio electrónico
Contenido y lengua
Derechos de comunicación
Estrategias nacionales de TIC
Género
Gobernanza de internet
Gobierno electrónico
Legislación y regulación
Libertad de expresión
Medios
Propiedad intelectual
Seguridad y privacidad
Software
Telecomunicaciones
TIC para el desarrollo
 HOME 
 NEWS 
 INFORMATION 
 STATISTICS 
 EVENTS 
 ORGANISATIONS 
 

Information > Ecuador > Medios

2005, año de la Comunicación, un Derecho Ciudadano

03/17/2005 Ecuador (Colegio de Periodistas de Pichincha) -- En el ejercicio democrático en el país es evidente la crisis económica, política y social, la crisis de la institucionalidad, la crisis en las funciones del estado, así como la degradación de lo público como el ámbito de la defensa de los derechos, aspiraciones y participación ciudadana, frente a lo cual las intervenciones de varios sectores ciudadanos suscitan el optimismo pues constituyen una nueva forma para enfrentar las expresiones de las crisis, las desigualdades, el atraso, las frustraciones transformadas en intransigencia, la búsqueda de recetas fáciles, las presiones individualistas y sectoriales, y peor aún, la incomprensión sobre el proceso democrático en tanto no solo un obstáculo sino un peligro constante para alcanzar el desarrollo.

En este contexto, es necesario comprender a cabalidad que los términos democracia y ciudadanía están profundamente conectados. La democracia es ante todo un ethos, un modo de ser en construcción con base en vivencias valorativas y principios tales como la reciprocidad, la equidad, la proporcionalidad, la complementariedad, la corresponsabilidad social. Y ambos remiten al ideal de que es posible construir una sociedad mejor y exigen pensar en relaciones de cooperación y bienestar común imbricadas en núcleos de intereses que deben guiar la libertad de cada grupo o sujeto social de manera que el interés colectivo prime sobre el individual. Esto conduce a la necesidad de fortalecer el tejido social y así brindar la oportunidad de la concertación y la consolidación de un modelo de participación democrática como condiciones para crear ciudadanía con sus derechos.

El desarrollo local implica la consolidación de los espacios de diálogo y participación de todos los actores para asegurar una gestión tendiente a una acción dinamizadora y promotora del mejoramiento de las condiciones de vida de la población; que modifique los roles y atribuciones tradicionales de los gobiernos locales caracterizados por una visión clientelar, coyuntural, contingente e incluso improvisada en función de determinadas demandas de grupos o sectores de interés

Los procesos de apoyo al desarrollo y fortalecimiento de los gobiernos locales, tienen el reto de asegurar el mejoramiento de los asuntos públicos y consolidar los medios para lograr la participación ciudadana en todos los espacios de convivencia e interrelación local. Bajo este nuevo planteamiento las instituciones deben también funcionar con políticas innovadoras que les permita interactuar y articularse con los otros agentes públicos y privados de desarrollo y con el gobierno central en función de una planificación local y nacional consensuadas y sostenibles.

En la otra punta de la triada, la comunicación debe ser entendida como  un intercambio de pensamiento, acción y lenguaje entre los actores sociales que comparten un espacio y un tiempo determinado.  Es una mediación cultural en tanto un modo de relacionarse, una valoración, un saber, un conjunto de prácticas, que comparten dos o más personas.  La comunicación es diálogo y es interacción, intercambio simbólico y de sentidos, es aceptación de la diversidad y lo diferente, es flexible, expresa el profundo significado de la tolerancia; no se limita al ámbito de la producción mediática sino que es consustancial de las relaciones humanas.  Es una finalidad de la democracia y los derechos ciudadanos.

No obstante, la práctica actual evidencia un grave fenómeno.  La comunicación moderna se ha privilegiado sobre todo en su articulación al mercado, su instrumentalización y fragmentación. Está convertida en un espectáculo, un gancho de atracción para enfocar la atención a aspectos de la realidad no necesariamente relevantes. Es básicamente nocional, cosifica las relaciones humanas y degrada al sujeto.  Con todo ello se impide un cabal conocimiento y comprensión de las ideas, los hechos, acontecimientos, procesos y estructuras societales por parte de los actores y, por tanto su participación activa y crítica en la toma de decisiones, en los actos de la vida nacional en cada uno de los ámbitos.

De ahí la necesidad de devolver a la comunicación su papel trascendente para fortalecer las correlaciones entre democracia y ciudadanía, derechos y deberes, ley, moral y cultura; en síntesis, constituirla en una herramienta para la defensa y consolidación de los derechos ciudadanos.

Por ello, la necesidad de intensificar la tarea de construir Políticas de Comunicación, entendidas como el conjunto de principios y normas orientadas a alcanzar la transparente competencia de intereses; a garantizar la participación de los actores sociales, la expresión de sus símbolos, sus relatos en igualdad de oportunidades dentro del universo de intereses, símbolos y relatos que tramita la sociedad.  Políticas de comunicación encaminadas a la construcción de ciudadanía, movilización social hacia la consolidación de lo público; en definitiva, el bienestar común y el mejoramiento de la calidad de vida.

Estas políticas no tendrán sentido sino guían las Estrategias Comunicacionales, entendidas como un curso de acción, una condición que interrelaciona objetivos y resultados. Por todo lo expuesto, las instituciones, grupos, movimientos sociales, gremios profesionales firmantes Declaramos al 2005, AÑO DE LA COMUNICACIÓN, UN DERECHO CIUDADANO y nos comprometemos a realizar una gestión sostenida y sistemática para la construcción de Políticas y Estrategias de Comunicación Institucionales para lograr la más amplia participación de los actores sociales en los procesos de desarrollo local y nacional, para debatir, socializar, difundir y defender los derechos así como los principios de libertad, ciudadanía y democracia .  Esto es, para crear las condiciones que permitan se efectivice el derecho ciudadano a la comunicación,  en su real dimensión como la expresada en esta Declaración e imbricado a los otros derechos humanos y ciudadanos.

NOMBRE
INSTITUCION
FIRMA

Date: 03/17/2005
Location: Ecuador
Theme: Derechos de comunicación, Medios
Source: Colegio de Periodistas de Pichincha
Contact: Colegio de Periodistas de Pichincha

Comments
All countries
-- All countries --
Argentina
Bolivia
Brasil
Chile
Colombia
Costa Rica
Cuba
Ecuador
El Salvador
Guatemala
Honduras
México
Nicaragua
Panamá
Paraguay
Perú
R. Dominicana
Uruguay
Venezuela
ALC
Internacional
Este sitio fue actualizado por última vez en marzo del 2010 y esta disponible solamente a efectos de archivo histórico.
Para información sobre las iniciativas actuales, visite el sitio de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones

Creative Commons: Some Rights Reserved
Ciertos derechos reservados

Monitor de Políticas TIC en América Latina y el Caribe (ALC) de la
Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (APC) desde 2001

Apoyado por HIVOS