APC.org > ICT policy > LAC > Information
 
 GO >> | Site map | Contact us
All themes
-- Todos los temas --
Acceso
Ancho de banda e infraestructura
Capacitación y educación
Censura
Ciencia y tecnología
CMSI y seguimiento
Comercio electrónico
Contenido y lengua
Derechos de comunicación
Estrategias nacionales de TIC
Género
Gobernanza de internet
Gobierno electrónico
Legislación y regulación
Libertad de expresión
Medios
Propiedad intelectual
Seguridad y privacidad
Software
Telecomunicaciones
TIC para el desarrollo
 HOME 
 NEWS 
 INFORMATION 
 STATISTICS 
 EVENTS 
 ORGANISATIONS 
 

Information > Venezuela > Estrategias nacionales de TIC

Entrevista con Alvin Lezama, director de Conatel: la soberanía nacional depende, también, de la estrategia oficial que se adopte en telecomunicaciones

08/21/2006 -- El actual Director General de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), Alvin Lezama es ingeniero Electrónico egresado de la Universidad Simón Bolívar de Venezuela, y posee una Maestría en Telecomunicaciones de la Universidad Central de Venezuela. En el año 1999 se desempeñó como asesor de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones en la elaboración del proyecto de Ley de Telecomunicaciones aprobada en el año 2000, y posteriormente ha ocupado diversos cargos dentro de la Comisión, tales como Gerente de Red Básica, Gerente de Servicios Básicos de Telecomunicaciones, y hasta julio de 2002 como Gerente General de Servicio Universal, habiendo sido designado como Director General de CONATEL a partir de esa fecha.

E: ¿Cuál es la situación actual de las telecomunicaciones en Venezuela? ¿Existen indicadores que permitan cuantificar los avances que se han hecho en este campo?

Alvin Lezama: Si, hay indicadores y según los que manejamos, la situación es la siguiente: en telefonía móvil estamos rondando casi los 14.000.000 de usuarios o sea casi el 50 por ciento de la población. Sin embargo tenemos solamente 3.700.000 usuarios de telefonía fija, apenas un 13 por ciento, que es un índice muy bajo.

En el caso de la televisión por suscripción o por cable hay aproximadamente 1.136.000 usuarios, una penetración de 18 por cada 100 habitantes, este renglón ha experimento un leve crecimiento respecto al mismo periodo del año pasado.

Y con respecto al Internet, hay que precisar que hay dos formas de accederle: a través de una suscripción a un proveedor del servicio o a través de los centros de acceso tanto públicos como privados.

Número de suscritores a Internet por entidad federal

Actualmente operan en el país 491 proveedores o suscriptores de servicios de Internet a través de los cuales acceden al servicio casi 680.000 usuarios. Si a estos les sumamos las personas que usan los centros de comunicación llegamos a un total aproximado de 3.500.000 usuarios, o sea, 13 de cada 100 habitantes. Y esta tendencia está creciendo. El primer trimestre de este año creció un 41 por ciento en comparación al mismo periodo del año anterior. Actualmente existen 2.263 centros de acceso a Internet entre públicos y privados: Cybers, Puntos de Acceso, Nudetel e Infocentros en fin, sitios de navegación. Estamos más o menos en los mismos niveles de países como Perú o Colombia, pero se considera un buen nivel.


E: ¿Cómo se deben interpretar estos indicadores? ¿Realmente nos dan una visión de cómo se han desarrollado las telecomunicaciones en nuestro país?

AL: No, los indicadores aún cuando muestren crecimiento, si los distribuimos geográficamente sobre un mapa de Venezuela, te das cuenta que hay regiones enteras del país que no han mejorado nada y que el 70 por ciento del territorio nacional sigue sin tener ni servicios ni infraestructuras adecuadas de telecomunicaciones.

Eso porque las operadores de servicios solamente cubren zonas densamente pobladas y corredores de alto tráfico, y si te sales de estas zonas estás prácticamente incomunicado. Obviamente porque para los operadores de servicios la única regla que rige es la del mercado, para ellos las telecomunicaciones no están concebidas como un servicio social sino como un negocio.

E: Entonces ¿Qué puede hacer CONATEL para revertir esta situación?

AL: Bueno desde hace un par de años hemos estado analizando todo esto y nos hemos replanteando la función de la Comisión.

Y para entenderlo mejor es bueno hacer un poco de historia.

En el 1999 se promulgó la Ley Orgánica de la Telecomunicaciones y en el 2000 se redactaron los reglamentos de Apertura, el de Interconexión, y el de Servicio Universal. En aquel momento teníamos la expectativa que las compañías privadas le prestarían de verdad servicios a la población. Seguimos las líneas del neoliberalismo: flexibilizamos unas cuantas reglas para favorecer a las compañías pensando que así le llegaría el servicio a más zonas del país y a un sector más vasto de la población.

Las ideas las cosas tan claras como ahora, caímos en la trampa del neoliberalismo, los preceptos de la Organización Mundial del Comercio. Cuando este gobierno llegó al poder, ya la compañía de telefonía estatal, la CANTV había sido privatizada y se habían venido firmados una serie de convenios para liberalizar y privatizar paulatinamente el mercado de las telecomunicaciones y el espectro radioeléctrico. La idea era que después de nueve años de concurrencia limitada se iba a abrir y liberalizar completamente el mercado de las telecomunicaciones y el Estado iba a reducirse a su mínima expresión.

Entonces, CONATEL habría servido meramente para garantizar las condiciones adecuadas para facilitar y garantizar las inversiones privadas. Eso era el plan. Garantizar el mercado de la libre competencia.

En el 2001 nosotros hicimos una subasta** para operar con la tecnología WLL. Obtuvimos 20 millones de dólares y entraron 14 compañías trasnacionales: Telcel , ahora Movistar de Telefónica, Genesis, Digitel, ENTEL Chile, Telecomunicaciones Newcom, Procesamientos Electrónicos de Datos, Infonet, CANTV y otras más. Fue un exitazo.

Nosotros hicimos un reglamento de apertura que promovía la convergencia, o sea que un operador podía prestar más de un servicio de telecomunicaciones al mismo tiempo: televisión por cable, Internet, telefonía etc., hicimos un esquema bien flexible según el cual cada servicio simplemente era un atributo que se le entregaba a los operadores.

Estas compañías ofrecían telefonía fija, de larga distancia nacional e internacional y móvil. Nosotros creímos que así iba a aumentar la competencia, que iban a bajar las tarifas y a mejorar y ampliarse el servicio para la población, en fin más oferta, más cobertura, más calidad. Nada más falso. Este es el espejismo del neoliberalismo.

La realidad fue bien otra. Todas estas empresas prácticamente quebraron y no logramos cambiar la distribución de las telecomunicaciones en el país porque después de casi seis años los servicios seguían concentrados en la región Centro-Norte-Costera. Y obviamente así no podemos desarrollar al país.

Hoy en día, por ejemplo el 80 por ciento de la Internet está en mano de un solo operador que es CANTV. En el 2000 la CANTV tenía solamente el 40 por ciento. ¿Qué pasó? Que los servidores chiquitos no tienen los recursos para competir con la CANTV.

Las compañías más pequeñas, inversionistas extranjeros vieron en las telecomunicaciones en Venezuela un mercado emergente, y querían recuperar sus inversiones muy rápidamente sin invertir demasiado en infraestructura que obviamente permite recuperar ganancias a largo plazo.

Así que la CANTV se ha trasformado casi en un monopolio porque es la compañía con más infraestructura, montada casi en su totalidad por el Estado venezolano antes de su privatización en 1991. Eso demuestra lo perverso y lo tramposo del neoliberalismo. El Estado venezolano invirtió en un millón de líneas digitales durante los años ochenta, instaló casi la totalidad del sistema de interconexión de fibra óptica y después vendió la CANTV, porque supuestamente “estaba en crisis” para que un grupo económico se beneficiara.

Ahora queremos romper con este esquema, porque estas empresas no están cumpliendo con las expectativas que nos habíamos fijado.

En mayo de este año, implementamos unos procedimientos administrativos para recuperar el espectro WLL que estaba en mano de Telcel, C.A., (Movistar); Génesis Telecom, C.A., y Entel C.A." y lo logramos parcialmente.

Sobre este tema no se sabe mucho, es un asunto que no se conoce por más que tratamos de divulgarlo. La dimensión estratégica de las telecomunicaciones es un tema importantísimo para la soberanía de un país y sin embargo pasa desapercibido. Lamentablemente no tiene mucha repercusión en los medios, sólo se habla cuando CONATEL toma alguna medida en contra de los canales de televisión privados, cuando violan algunas normativas o cosas por el estilo.

Lo cierto es que estamos recuperando el espectro radioeléctrico que le habíamos entregado a estas compañías porque no nos estaban resolviendo los problemas y las necesidades del país. Uno se da cuenta que hay zonas del país que están tan desprovistas de servicios como hace 6 años atrás, cuando comenzó la apertura.

E: ¿Eso quiere decir que hubo un cambio radical de rumbo de la Comisión?

AL: Si, CONATEL del 1999 no es la misma de ahora. Estamos experimentando desde el 2003 un viraje hacia otra visión estratégica que tiene que ver con la profundización del proceso político venezolano. Una nueva visión de nuestra función en la sociedad actual.

Comenzamos a revaluar la apertura y a replantearnos nuestra función, ya no como un actor meramente técnico, sino como un agente con una función política, ya que la comunicación es un elemento esencial para el desarrollo de la sociedad, es lo que nos permite la interacción entre los individuos, crear comunidad, crear costumbres, cultura, identidad y es intrínseca e indivisible de a la educación. En fin la comunicación, la información, la educación y la cultura son un todo indivisible.

Claro, la estrategia capitalista de “divide y vencerás” y la super-especialización del trabajo tratan siempre de separar el todo para tener más control sobre la gente, pero nosotros tenemos otro concepto de lo que debe ser la comunicación.

La tecnología y la ciencia no pueden ser asépticas neutrales, es falso que no deben interferir con la política. La manera como se aplican y se usan conllevan una decisión y voluntad política, siempre lo ha sido, y además fundamental par la soberanía de un país. Entonces en CONATEL decidimos asumir el rol político que el momento histórico del país nos está exigiendo.

Se terminó el concepto que nosotros éramos un ente meramente técnico y que a las telecomunicaciones las regulaba el mercado. Nuestras acciones, de ahora en adelante, tienen un impacto político. Y en función de este nuevo concepto cambiamos la visión que tenemos de nosotros mismos y nuestra misión.

En el 1999 decíamos: “Nos visualizamos como un ente promotor y regulador del sector de las telecomunicaciones, que genera respecto y confianza, mediante una gestión transparente e innovadora que contribuye efectivamente con su rol protagónico a la incorporación de Venezuela dentro de la sociedad del conocimiento y consolida el liderazgo del país en Latinoamérica y el Caribe”. Nuestra Misión consistía en “Regular al sector de las telecomunicaciones para promover su fortalecimiento y desarrollo.”

O sea una institución que iba a proteger la inversión privada; allí no existía pueblo, ni nación ni soberanía, nada, una visión globalizada y supranacional.

Ahora nos visualizamos como una “Institución pública, al servicio del pueblo, que desarrolla políticas para contribuir en la trasformación permanente de la sociedad a fin de alcanzar los ideales consagrados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en un contexto nacional, continental y mundial”. Nuestra nueva Misión: “Socializar el uso y aplicación de las telecomunicaciones, y democratizar su acceso hasta convertirlas en plataforma habilitadora de desarrollo para consolidar la República”.

Que significa eso: primeramente hacemos énfasis que somos una institución pública, o sea que no somos autónomos, somos parte integral del Estado. Segundo, estamos al servicio del pueblo, quiere decir que las telecomunicaciones no son las protagonistas ni el fin en si mismo, sino lo es el pueblo. Nos consideramos un ente que debe desarrollar políticas y no simplemente políticas sobre telecomunicaciones, porque las telecomunicaciones son simplemente un eje transversal que sirve de soporte a las políticas que está desarrollando el Estado venezolano sobre la educación, la salud, de soberanía alimentaría, de economía productiva etc. y las políticas que desarrollemos en la Comisión deben ser el soporte para esas políticas del gobierno nacional.

Y por último, y es bueno decirlo, debemos desarrollar políticas para una trasformación permanente de la sociedad, acompañar el proceso de cambio que el propio pueblo venezolano se ha dado, que no es sino la Revolución.

Obviamente desde el 1999 hemos experimentado un cambio radical, y lo iremos profundizando en todo lo que hagamos de ahora en adelante.

E: En concreto, ¿cómo se traduce esta nueva orientación de la Comisión?

AL: Desde hace 3 años venimos desarrollando unos objetivos estratégicos diferentes: La participación ciudadana, la presencia regional, la cooperación interinstitucional, la democratización de los medios radioeléctricos, y la creación de una nueva institucionalidad dentro de la Comisión.
Yo sentía que a pesar de los nuevos objetivos, la institución no estaba experimentando un cambio verdaderamente profundo. Atacar el problema del burocratismo no como un mero cambio de procedimientos, sino la visión de la relación de la institución con la gente, de la verdadera función tanto de la Comisión como de los funcionarios que en ella trabajan. La relación de Estado-sociedad en CONATEL seguía igual.

Básicamente es un problema de consciencia. El Presidente Chávez siempre lo ha estado repitiendo y ha hecho mucho énfasis sobre este punto. Pero creo que todavía no hemos entendido la profundidad de su mensaje. Pareciera que estuviésemos como domesticados, alienados. Si por ejemplo, los funcionarios que trabajamos en la Comisión no estamos en sintonías con los medios comunitarios que se supones queremos promover, va ha ser difícil que nuestras respuestas sean congruentes y acertadas.

Por otro lado nuestra labor al mismo tiempo es para que la gente y la sociedad cambie, así que también la gente tiene que despertar y realmente usar las potencialidades que tiene y asumir su rol protagónico, para que de esta forma cada individuo, de manera reflexiva y crítica, se convierta en un agente de cambio, en un agente transformador de la sociedad misma. Nosotros queremos promover eso, esta es nuestra meta. Basándonos en Simón Rodríguez, Paulo Freire y Eric Foner estamos haciendo un trabajo interno para que quienes trabajan aquí también cambien la visión de su papel como funcionario público.

E: ¿Cuáles son las metas que se propone la Comisión a corto y a mediano plazo?

Próximamente vamos a hacer un “Relanzamiento de la apertura” basándonos en el concepto que el espectro radioeléctrico no es un activo empresarial, basándonos en el hecho que la comunicación es un derecho humano y no un negocio y menos aún un instrumento para la dominación, sino que todo lo contrario: debe convertirse en una herramienta para que la sociedad pueda liberarse. Entendemos también que Venezuela no es Caracas y que hay que desarrollar otras regiones del país que la gente debe descubrirse a si misma, y que la comunicación debe servir para formar redes solidaridad y de cooperación.

Visto desde este punto de vista ya no nos interesa si el mercado crece o no crece: si debe crecer crecerá solo, porque sabemos que aquí hay capitales y grupo que saben la potencialidad del negocio y que por las relaciones de interdependencia que existen en el mundo de hoy, habrá nichos para que el capital se abra espacios en las telecomunicaciones en nuestro país. Pero eso no va ha ser de ninguna manera nuestra prioridad, ni vamos a poner recursos para fomentar eso.

Elaboramos un proyecto de una red de banda ancha que cubriría el 98 por ciento del territorio nacional para que la CVG-TELECOM la manejara y que los accionistas fuesen aquellas instituciones del Estado para las cuales las telecomunicaciones son de importancia critica como PDVSA, CADAFE, DICOFAN (Dirección de Comunicación de las Fuerzas Armadas), el sistema ferroviario, el del metro, etc. La idea es crear una empresa con una orientación distinta a una empresa de mercado. Pero todavía esto está en camino.

Hace poco realizamos un taller con los operadores pequeños de acceso a Internet y a la televisión por cable y telefonía, sobretodo los regionales, para ver como podíamos ayudarlos a desarrollarse y de esta experiencia sacamos unas conclusiones que nos llevarán a modificar los reglamentos de apertura y de interconexión, estamos haciendo también una modificación al reglamento de tributo. Queremos que haya operadores regionales que realmente presten el servicio que las regiones del país necesitan y se merecen. Pueden ser empresas de producción social, cooperativas o la mismas comunidades organizadas.

Ya no vamos a ser un organismo pasivo sino que nosotros somos los que vamos a inducir los cambios que se necesitan en campo de las telecomunicaciones en nuestro país. Tenemos las herramientas. El espectro radioeléctrico es la herramienta principal y es de la Nación. Ahora les ponemos condiciones a las compañías; si quieren operar lo harán bajo nuestras condiciones. Por ejemplo, a Digitel le dijimos que el 15 por ciento de su telefonía tiene que ser fija y no sólo el negocio de la telefonía móvil que es fácil, más lucrativo y requiere menos inversión, además nosotros les vamos a decir en donde tienen que instalar la infraestructura de las redes telefónicas.

Si las compañías privadas quieren operar y hacer negocios, le tienen que brindar soluciones a las comunidades que no tienen servicios. En algunos casos nos sentaremos nosotros, el sector privado y la comunidad y conjuntamente, llegaremos a alguna solución, que sea conveniente para todos. A esa modalidad la llamaremos “Mesas de Comunicación Popular” donde las empresas tendrán que ver como concilian sus intereses prestando sin embargo los servicios que las comunidades requieren.

E: En vista de todo lo que planteas ¿Cómo queda la Ley de Telecomunicaciones de 1999?

AL: Indudablemente habrá que reformarla. Ahora estamos más claros hacia donde vamos. Hay que sacar aquellos elementos que tienen que ver el mercado y la competencia. Pero las leyes no lo son todo, son las personas que deben cambiar, hay que formar un nuevo funcionario, porque por más que se perfeccionen las leyes, siempre están sujetas a interpretaciones y a especulaciones, y si las personas que deben aplicarlas no tienen una clara consciencia social y política, seguramente se encontrará la manera de burlarlas. No hay que olvidar que al fin y al cabo la nuestra Constitución establece unos parámetros jurídicos superiores a cualquier ley que nos obliga a tomar disposiciones dentro de los parámetros de justicia social que en ella se establecen.

E: ¿Qué otros cambios están implementando del punto de vista operativo en la Comisión?

AL: Tratamos de fijarnos metas estratégicas comunes para todos los departamentos para evitar el parcelamiento que lleva a que al final nadie resuelve nada por completo. Por ejemplo, en un determinado momento toda la institución se abogó durante tres meses a habilitar medios comunitarios y logramos habilitar como 70 de una vez. Y no sólo habilitarlos, sino les hicimos los proyectos y el seguimiento.

El año pasado logramos cuatro habilitaciones de Servicio Universal para darle conectividad a la Misión Alimentación, a los Centros Bolivarianos de Informática y Telemática, a los Infocentros y a los Registros y Notarías Públicas. Asignamos a esos proyectos unos 150 millardos de bolívares, por lo cual durantes 5 años, estas instituciones estarán conectadas sin pagar nada. Tres de estos programas pasarán a manos de CVG-TELECOM y serán subsidiadas.

E: ¿Qué pasa con la producción independiente para la radio y la televisión y su financiamiento?

AL: De veras, yo no siento que hay un movimiento sólido para la construcción de un nuevo mensaje y los productores independientes todavía no tienen la capacidad de producir las horas de transmisión radioeléctrica que necesitamos: 162.000 horas de producción nacional independiente para la televisión y más de 1 millón de horas en radio. ¿Quién esta formando la gente para producir todo eso?

Hace falta una política para lograrlo. Actualmente hay 25 televisoras comunitarias habilitadas y nuestra meta es llegar a 100, pero ¿De qué nos sirven si después no saben como cubrir la programación? Nadie las está formado.

Además la producción independiente es responsabilidad del MinCI que otorga los certificados y de la Comisión de Programación de Radio y Televisión que es la que crea los mecanismos y las condiciones para la producción independiente. CONATEL ha hecho muchísimo; el Directorio de Responsabilidad Social se reúne en CONATEL, ya van más de 40 secciones de trabajo que se realizaron aquí y aparte de eso, CONATEL es el que ha organizado los Comités de usuarios y usuarias y organizó las asambleas regionales para elegir a sus representantes. Es bueno decir que el Fondo de Responsabilidad Social no es solamente para la Producción Independiente tiene otras tres finalidades: la capacitación de productores nacionales independientes, la formación para la apreciación critica de los medios y por último la investigación y el desarrollo de la difusión del mensaje. O sea que estos recursos no son solamente para los productores independientes.

La asignación de los recursos es responsabilidad del Directorio pero es producto de todo un trabajo que hace CONATEL. Los 220 proyectos que se han presentado hasta ahora no llegan a 2000 horas de producción entre radio y televisión cuando, repito, necesitamos para ser más exacto 1.400.000 horas de radio y 162.000 horas de televisión para las 700 nuevas radios y las 81 nuevas televisora comunitarias que vamos a tenemos. Además, esos 220 proyectos requieren de 61 millardos de bolívares y el fondo solamente posee 24 millardos.

Además los proyectos deben cumplir con ciertos requisitos. No podemos repartir dinero sin saber bien en que se va a gastar. Porque eso no es un préstamo, ese es un dinero que se le da al productor bajo la única condición de que parte de sus ganancias se invierta en trabajo comunitario y que los programas se puedan difundir en los medios comunitarios. No es simplemente entregar unos recursos, tenemos que acompañar y hacerles seguimiento a estos proyectos.

La Producción Nacional Independiente debe estar regida por una política de Estado agresiva donde no solamente se financian los proyectos sino que se creen las infraestructuras necesarias a tal fin y que exista la capacitación para garantizar la sustentabilidad del sector. Faltan profesionales, técnicos… en fin, de todo.

E: ¿Hay medios comunitarios que se han quejado que las habilitaciones se tardan demasiado?

Radiodifusión Sonora y Televisión Abierta Comunitaria de Servicio Público sin Fines de Lucro

Nosotros ahora les hacemos los proyectos a los medios comunitarios según el reglamento que ellos mismos elaboraron, lo único que le hemos agregado al reglamento son algunos aspectos técnicos. Los proyectos y los estudios técnicos son costosos y nosotros los asumimos. Empezamos impartiendo talleres de cómo elaborar los proyectos socio-económicos, pero aún así a la gente se le hacía difícil porque no tiene las herramientas necesarias. Así que ahora decidimos ayudarlos en la elaboración de todo el proyecto de forma integral .

Entendimos que a veces las normas no se ajustaban a las realidades del país, porque existían y existen medios comunitarios que están funcionando desde hace tiempo sin tener la habilitación y que de alguna forma había que encontrarle una solución a esta situación. Por eso tuvimos que flexibilizar ciertos aspectos de los reglamentos.

Simplificamos bastante todo el proceso de habilitación y también hemos flexibilizado la figura jurídica del medio comunitario como tal. Ahora todo el procedimiento es bastante más sencillo; se presenta una carta de intenciones con una firma que la respalde y muchos menos recaudos que antes. Y, partir de allí, se empieza a trabajar con ellos para preparar el proyecto de forma integral. Esto es un cambio importante no es que los medios comunitarios nos presentan el proyecto y nosotros los aprobamos o que les impartimos talleres para que aprendan a presentar el proyecto, sino que de una vez nos ponemos a trabajar con ellos desde el principio hasta el fin.

Estamos constantemente moviéndonos por todo el país haciendo ese trabajo.

Ahora estamos habilitando medios en máximo 4 meses, haciéndoles el proyectos y el seguimiento. Pero la habilitación no lo es todo, hay muchos medios habilitados que no tienen la capacitad de funcionar. Inclusive nos hemos tomado la responsabilidad de la adecuación de la plantas físicas de los medios comunitarios.

Abrimos una nueva división de CONATEL donde trabajan ingenieros y arquitectos para garantizar la adecuación de los locales donde los medios comunitarios van a funcionar y así adecuamos 59 nuevos medios. Algunos se construyeron desde cero.

E: Actualmente, ¿Cómo consideras la relación de la Comisión con los medios comunitarios?

Creo la relación ha mejorado mucho y es más fluida. Con los debates que tuvimos con ellos nos pusieron a pensar y a reconsiderar una serie de cosas. Creo que como balance general todo lo que ha pasado entre CONATEL y los medios comunitarios ha sido para bien, porque nos ha permitido reflexionar y autocriticarnos.

E: El articulo 14 de la Ley de Responsabilidad Social en la Radio y la Televisión establece la obligación de transmitir un 50 por ciento de música venezolana en los medios de comunicación. ¿Qué resultados está dando esta medida?

AL: Sí, además este porcentaje debe estar distribuido entre el horario todo usuario y horario supervisado y debe tener una diversidad de géneros. Nosotros sentimos que ha habido un repunte en la música nacional y los propios artistas nacionales que antes no estaban de acuerdo con la ley, ahora reconocen que los está beneficiado. En el caso de las zonas de frontera, se exige hasta un 70 por ciento de música nacional por obvias razones.

E: ¿Cómo puede CONATEL hacerles seguimiento a todos los medios para ver si cumplen con las disposiciones vigentes?

Distribución de Comités de Usuarias y Usuarios por entidad federal
AL: Es muy difícil supervisar todas las radios y la televisoras, esa debería ser en parte tarea de los Comités de Usuarios y Usuarias que deben tomar un rol más activo en eso.

Los procedimientos administrativos contra los prestadores de servicios que transgreden las normas son largos y engorrosos y no podemos controlarlos todos, si los usuarios y las usuarias no toman una actitud más participativa y activa, esa tarea se va a se bien difícil.

E: Existen algunas posiciones críticas en el sentido de que CONATEL no es lo suficientemente estricta con los grandes medios de comunicación comerciales que constantemente violan las normativas. ¿Qué puedes comentarnos al respeto?

AL: Estas ya son decisiones políticas que viene de más arriba. No es que CONATEL pueda cerrar televisoras así como así. Las relaciones con los canales privados es un asunto de carácter político que viene directamente del Ministerio de Infraestructura y del MinCI.

Existen procedimientos administrativos que aplicar, lapsos y reglas que respetar, tenemos que hacer las cosas ajustadas a derecho; eso es lo ha caracterizado este gobierno democrático desde el principio y esa es la política del Presidente Chávez y al fin y al cabo el tiempo le está dado la razón.



*Wireless Local Loop es un sistema en el cual la central de comunicaciones local y los suscriptores, se conectan usando la tecnología de radio bases en lugar de hacerlo a través de cables. Los servicios de acceso de WLL generalmente están basados en tipos diferentes de tecnologías: análogas o digitales, LMDS, o distintos sistemas desarrollados para aumentar las capacidades de la telefonía inalámbrica.

El sistema WLL fijo tiene cuatro usos potenciales: para llevar los servicios de telefonía a las áreas desatendidas en el mundo; para proveer de servicios avanzados a las áreas de negocios; para reemplazar los sistemas cableados en las zonas comerciales y residenciales; y como una alternativa de tecnología de bucle local para mercados nuevos o liberalizados. WLL está siendo implementado en países en desarrollo que no cuentan con sistemas de cableados adecuados. De manera que WLL ofrece las ventajas de una instalación y configuración rápida, lo cual elimina los altos costos asociados al tendido de cables. De hecho, algunos países en vías de desarrollo utilizan casi exclusivamente, sistemas inalámbricos y no están invirtiendo en fibra u otras alternativas cableadas. La tecnología WLL es particularmente atractiva en lugares donde la topología del terreno hace que la instalación de cables sea problemática. WLL también puede satisfacer la necesidad de expandir el número de usuarios conectados a la red, rápidamente.

El término Wireless Local Loop, también es usado para referirse a sistemas móviles de bajo poder. Semejantes sistemas están típicamente basados en microteléfonos de uso dual que pueden ser operados a través de estaciones bases de la red de la oficina o del hogar para uso de telefonía inalámbrica y a través de la red pública cuando los usuarios están fuera del alcance de la estación base matriz. Los costos en infraestructura tienden a ser menores que la de los sistemas celulares, ya que las estaciones base son más simples; sin embargo, la movilidad de tales sistemas tiende a ser limitada ya que las celdas son más pequeñas y están restringidas a un área geográfica específica. Ejemplo de este tipo de sistemas, son el Personal Access Communications System (PACS) y Personal Wireless Telecommunications (PWT), ambos implementados en los Estados Unidos de Norteamérica; Digital Enhanced Cordless Telephone (DECT), intensamente utilizado en Europa; Cordless Telephony Generation 2 (CT2) y CT2Plus, usados en Singapur, Hong Kong, Canadá y algunos países europeos; y el Personal Handyphone System (PHS), usado principalmente en Japón.
FUENTE: www.pc-news.com

**Conatel había dividido al país para efectos de la apertura y la subasta en 5 regiones:
Región 1: Distrito Capital, Vargas, Miranda y Dependencias Federales
Región 2: Mérida, Táchira, Trujillo y Zulia.
Región 3: Apure, Aragua, Barinas, Carabobo, Cojedes y Guárico
Región 4: Amazonas, Anzoátegui, Bolívar, Delta Amacuro y Monagas.
Región 5: Falcón, Lara, Portuguesa y Yaracuy.

Date: 08/21/2006
Location: Venezuela
Theme: Derechos de comunicación, Estrategias nacionales de TIC, Telecomunicaciones

Comments
   10 Feb 2016 09:40 Mark
ueBRisXeLFixcMPc
 
All countries
-- All countries --
Argentina
Bolivia
Brasil
Chile
Colombia
Costa Rica
Cuba
Ecuador
El Salvador
Guatemala
Honduras
México
Nicaragua
Panamá
Paraguay
Perú
R. Dominicana
Uruguay
Venezuela
ALC
Internacional
Este sitio fue actualizado por última vez en marzo del 2010 y esta disponible solamente a efectos de archivo histórico.
Para información sobre las iniciativas actuales, visite el sitio de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones

Creative Commons: Some Rights Reserved
Ciertos derechos reservados

Monitor de Políticas TIC en América Latina y el Caribe (ALC) de la
Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (APC) desde 2001

Apoyado por HIVOS