APC.org > ICT policy > LAC > Information
 
 GO >> | Site map | Contact us
All themes
-- Todos los temas --
Acceso
Ancho de banda e infraestructura
Capacitación y educación
Censura
Ciencia y tecnología
CMSI y seguimiento
Comercio electrónico
Contenido y lengua
Derechos de comunicación
Estrategias nacionales de TIC
Género
Gobernanza de internet
Gobierno electrónico
Legislación y regulación
Libertad de expresión
Medios
Propiedad intelectual
Seguridad y privacidad
Software
Telecomunicaciones
TIC para el desarrollo
 HOME 
 NEWS 
 INFORMATION 
 STATISTICS 
 EVENTS 
 ORGANISATIONS 
 

Information > Colombia > Propiedad intelectual

Un país que sólo adhiere al copyright cierra el acceso de su gente a los bienes culturales

09/27/2006 -- APC- ¿Cuál es la situación de Colombia hoy en cuanto a los derechos de autor y los Creative Commons?

CB – Estamos prontos para hacer el lanzamiento de CC en agosto, o sea que hemos terminado el proceso de discusión y traducción de las licencias al español y al régimen legal colombiano. En cuanto a los derechos de autor, la situación no es muy diferente a la de todos los demás países: existe una posición bastante radical frente a la propiedad intelectual, siguiendo la tendencia de la segunda mitad del siglo XX. Colombia no tiene una posición de búsqueda de una visión menos restrictiva – como Brasil o Argentina-, sino que por el contrario, se acepta la idea de que una protección fuerte y comercial de la propiedad intelectual es el camino del desarrollo, porque permite incentivar la creatividad. Personalmente, creo que es una legislación que le sirve mucho a algunos, pero deja por fuera a muchos otros, a los que CC intenta ayudar y por eso yo me incliné por esas licencias.

APC – ¿Cómo empezó el movimiento en Colombia? ¿Se inició a nivel social, o desde un interés personal?

CB – Lo iniciamos tres personas interesadas en el tema, cada uno por su lado tuvo acceso a CC, le llamó la atención y decidió que era algo interesante. Nos contactamos los tres, cada uno por su lado, con CC, y fue la organización la que nos presentó y nos dijo que teníamos que ponernos de acuerdo. Yo en ese momento no estaba en Colombia, pero bueno, iniciamos una relación entre los tres interesados y fuimos avanzando. De esto hace un año y medio.

APC – ¿Podrías aclarar el procedimiento y el proceso por el cual llegaron a concretar la propuesta, al punto de que van a lanzar CC Colombia en agosto de 2006?

CB – Comenzamos a buscar una institución afiliada y una vez que la identificamos – Universidad del Rosario, en Bogotá-, empezamos a traducir la licencia entre nosotros tres. La enviamos a CC, que nos la devolvió y nos habilitó como líderes en Colombia. Se firmaron los documentos entre la Universidad y CC, y empezó la segunda fase de esta primera etapa, que era la discusión. Abrimos una lista pública. Yo estuve dos veces en Colombia en los últimos 6 meses y estuvimos haciendo charlas, talleres, invitamos gente de CC en otro países para ayudar en la sensibilización – Ariel Vercelli, de CC Argentina estuvo en Colnodo, por ejemplo-, coordinamos entrevistas y llevamos adelante la lista de discusión.


APC - ¿Con qué criterio invitaron a la gente a participar a las listas de discusión?

CB - Sin criterio.

APC - ¿Y a quiénes se dirigieron?

CB - Primero teníamos tres públicos objetivo: uno era la gente dedicada a propiedad intelectual. En Colombia no había una concientización sobre otras opciones que fueran alternativas a la ley. O sea, esto no va contra la ley, porque se basa en la propia legislación, pero tiene algunos aspectos que difieren. Un público objetivo fue ese.

APC - Ahora cuando decís la gente dedicada a los derechos de la propiedad intelectual, estás hablando…

CB - De los abogados, sí, de la dirección general de los derechos de autor en Colombia, de todas estas personas que manejan el día a día de la propiedad intelectual. Un segundo frente fueron los artistas: los más interesados han sido los que se dedican a la música electrónica. Incluso el cuarto miembro de nuestro equipo es un músico, y ha sido una persona bastante activa mientras los demás del equipo estábamos fuera del país. El nos ayudó muchísimo en la parte creativa y así fue que terminó formando parte del equipo. Y el tercer público objetivo era la Academia. La idea era acercarnos a los profesores, a los estudiantes, a mostrar que existían otras opciones que se empezaron a analizar. Esos han sido nuestros tres frentes, pero no se han hecho fundamentalmente de charlas. La comunidad nos ha dado mucho apoyo. Pero tengo que decir realmente el gran movimiento se ha producido en estos últimos seis meses, incluso de marzo para acá se ha visto un interés por parte del Estado, y ha habido interés de la sociedad en general. Antes éramos nosotros los que buscábamos y ahora nos han empezado a buscar a nosotros. Así que ha sido este año cuando ha habido una sensibilización en ese sentido, que ya la gente tiene la necesidad de acceder a este tipo de cosas.

APC - ¿Podrías profundizar un poco más sobre la respuesta del gobierno colombiano ante la idea de los CC?

CB -.Mira, no podría decir que es un interés del gobierno como el que podría notarse en Chile. Es relativo. Tenemos el caso de algunas personas del sistema, por ejemplo, de información de biodiversidad, que forman parte del Instituto Humboldt en Colombia que manejan todo el tema de biodiversidad y estadísticas. Es un tema bastante sensible para un país como Colombia y la base de datos que está creando ese sistema, fue licenciada con CC, pero por iniciativa de ellos. Ni bien se enteraron que nosotros existíamos nos enviaron un estudio, analizaron las opciones que tenían y optaron por CC. Por otro lado, está la dirección general de derechos de autor, que es la oficina oficial que maneja eso. Yo precisamente en septiembre del año pasado hice una charla para ellos y hubo una recepción tranquila del asunto, sin grandes entusiasmos, pero sin ninguna resistencia. Dijeron que tenían sus reservas, pero nada más. En estos días hace poco hubo una circular de parte de la Dirección donde se explicitaban políticas sobre contratación de derechos de autor, o sea cómo manejar derechos de autor en el momento de la contratación estatal para las entidades estatales. Una circular que no es obligatoria, pero da los lineamientos que debería tener en cuenta un empleado oficial al momento de contratar cosas que tengan derechos de autor y no menciona para nada los CC. Es un tema que ellos conocen, pero que no están considerando todavía.

APC - La Universidad de Rosario, que dio su apoyo para los CC en Colombia ¿es una Universidad privada?

CB - Sí.

APC - ¿Y en qué consistió ese apoyo?¿Ellos usan CC o copyright?

CB - Ellos originalmente tenían muy clara la idea de lo que se hacía y nos prestaron su apoyo porque lo veían como una opción más. Originalmente, ellos lo tenían como un proyecto de investigación, pero el profesor que estaba a cargo se retiró de la Universidad y entró uno nuevo, que tenía menos claro el asunto. Ha prestado un apoyo más que nada logístico: se hicieron algunas reuniones en la Universidad y para el evento de lanzamiento nos están apoyando, pero la idea de ellos es hacer más un foro para discusión del tema de la propiedad intelectual, más que un compromiso de adherirse a CC.

APC – Ahora, en el caso del artista es evidente por qué personalmente le puede interesar lo de los CC, pero en tu caso ¿por qué iniciaste todo este movimiento?

CB - Bueno, yo desde la época de la Universidad he trabajado en temas de nuevas tecnologías y de un tiempo a esta parte estuve muy metida en el tema del software libre, licencias de ese software y manejo legal en general. De allí surgió el interés por ver cómo en otro lugar surgía una tendencia similar que adicionalmente era muy nueva. Entonces, claro, el software libre me interesa muchísimo, pero tiene un contenido técnico y cambia muy rápido y yo no logro hacer el seguimiento suficiente. Cuando descubrí Creative Commons, que se inició en 2001, me interesó como objeto de estudio para mi doctorado. Ese es mi interés personal.

APC - Además del hecho concreto de tener las licencias nacionales, no tener sólo las genéricas, ¿te parece que la adopción de CC Colombia puede tener consecuencias mayores en términos legales y en términos culturales?

CB - A mí me parece que es fundamental que un país no se case con la propiedad intelectual tal como está prevista, porque implica un cerramiento de los bienes intelectuales. La conferencia que hizo Ronaldo Lemos (de la Fundación Getulio Vargas) me pareció interesantísima, porque dijo algo que yo tengo en la cabeza. Frente a una industria musical que produce 51 álbumes de música en un país como Brasil, ¿cuál es el porcentaje de población y la producción cultural que está cubriendo esa legislación? Ese es mi gran cuestionamiento, porque independientemente que estemos de acuerdo o no con ella, lo que es evidente es que no sirve para todos. Se trata de aceptar que el derecho de autor ya no es el único sistema, que existen otros modelos y el software libre demostró que son económicamente viables. Porque antes el problema era que se decía “no, no es económicamente viable”, pero se ha demostrado lo contrario. En el esquema actual, el modelo pretende ser único, o sea, o tú estás acá o no estás.

APC - No existís.

CB – Exacto. Entonces, frente a ese modelo único legal hay opciones y creo que Creative Commons es una de esas opciones posibles, aunque hay cosas con las que no estoy de acuerdo.

APC - ¿Podrías dar ejemplos?

CB – Creative Commons es una opción, pero hay otras como ColorIuris, por ejemplo [1]. Esas opciones tienen que tener cabida dentro de este nuevo modelo. Un país que se niegue a permitir otras opciones, que niegue la posibilidad de que esas otras opciones sean legales y que autoproduzcan esa cultura, para mantenerla viva –como dijo Gilberto Gil esta mañana-, es contrario a la globalización. No es que no me guste CC, pero sucede que es un proceso de construcción y por lo tanto, todavía hay cosas en el diseño que no están decididas y que no se sabe si funcionan o no. Un ejemplo muy claro es la discusión sobre TPM (Technical Protection Measures): es imposible decidirlo en un día y decir qué es lo que va a funcionar dentro de cinco años y qué es lo que va a cambiar. Yo no creo que se deban permitir la adopción de TPM, pero tampoco estoy segura que el rechazarlas sea la solución porque, en ese caso, se deja afuera a mucha gente que estaría dispuesta a usar licencias CC con TPM y el hecho de que se sume gente al movimiento, lo fortalece. O sea, hay justificaciones para ambos lados, pero el que se tome la decisión correcta o incorrecta se sabrá dentro de algunos años, no ahora. Lo mismo ocurre con los derechos morales, el problema en torno de la cláusula de no comercialización, la idea de que todo el sistema esté montado frente a una licencia que vamos pasando de país en país.

APC - ¿A qué te referís con eso? ¿Estás hablando del hecho de que existe una licencia elaborada en un país –Estados Unidos, en este caso- en base a sus modelos culturales, y al traslado de esa licencia, tal cual la original, a otras culturas?

CB - La gran crítica que se le hace a CC es que se trata de una licencia creada en Estados Unidos, dentro de un régimen determinado. Nosotros tenemos otro contexto, que es el de España, donde la tradición de comercialización y circulación de los bienes intelectuales ha sido el contrato de cesión. Por eso, ColorIuris creó una herramienta alrededor del contrato de cesión. A mí me gusta aún menos esa herramienta y creo que en Colombia no tiene aplicabilidad, porque el contrato de cesión en Colombia es formal y exige el registro - y hacer un registro requiere escritura pública. Hacer la escritura pública de un contrato por internet, en el que se supone que entras y sales de una página, es prácticamente imposible, o sea, esa opción me parece más complicada. Pero la crítica que ellos le hacen a CC es válida, en cuanto a que no todas las culturas se han manejado de la misma manera respecto de la circulación de sus bienes y eso hay que tenerlo en cuenta.

APC – Claro, una cosa es la circulación material de los bienes culturales, y otra muy diferente es la circulación virtual… Cambian todas las coordenadas.

CB - Sí, y por otra, aunque exista internet, la territorialidad existe y las leyes siguen funcionando en base a eso. Lo que quiero decir es que todavía hay muchas preguntas sin respuesta en torno de CC, aunque sea hoy la alternativa con más fuerza.

APC - Esa es la pregunta que me estaba haciendo… Si CC tiene tantos puntos ciegos y además, aunque la idea básica sea el derecho de todas las personas al intercambio cultural y de conocimientos, responde sobre todo a las necesidades que se presentan en un país con características muy particulares, como es Estados Unidos, ¿a qué motivos le atribuirías su éxito y expansión actual?

CB – A la multiplicación, a internet. Si publicas un blog con CC, dado el crecimiento que ha tenido en estos años, la posibilidad de que la gente identifique que eso es diferente es mucho más alta que si lo licencias con AdLibre, que constituye una comunidad más cerrada. Eso también tiene sus ventajas, porque tú como autora, si te interesa elegir un público objetivo y un apuntas a la difusión masiva, puedes elegir cuál es la licencia que mejor sirve para cumplir con tu meta. Evidentemente CC se ha proyectado hacia el público en general.

APC – Y esa es, precisamente, una de las características de la producción cultural estadounidense, la medición del éxito suele ser cuantitativa, algo que, burdamente, se podría definir como “cuanta más gente te “ve”, mejor es lo que haces” …

CB – Claro, además Estados Unidos es quién lidera internet. Fíjate que el directorio colombiano de blogs indica que existen 1.400. Eso, en Estados Unidos, no es nada. Estoy segura de que en cualquier pueblito estadounidense hay 1.400 bloggers. ¿Me explico? No es representativo de nada. Pero a su vez, moverse en una comunidad más reducida tiene sus ventajas.

APC - ¿Cómo cuáles?

CB — Bueno, por ejemplo, es mucho más fácil estar de acuerdo en una definición dentro de una comunidad más pequeña que en CC. En los grupos más pequeños, hay una serie de intereses compartidos y ese conjunto de intereses también es más reducido, por lo tanto es más sencillo tener acuerdos básicos. Y eso puede dar más estabilidad al momento de tener que defender una licencia.

[1] Coloriuris – colores de autor- es un sistema mixto de licenciamiento y autogestión de derechos de autor en línea a partir del modelo continental latinoamericano, y con respeto al Convenio de Berna, los Tratados Internet de la O.M.P.I. de 1996 y la normativa de U.E. con efectos legales en América Latina y Central, España y Portugal. Se puede visitar el sitio: https://www.coloriuris.net/

Date: 09/27/2006
Location: Colombia
Theme: Propiedad intelectual
Contact: Entrevista Heather Ford

Comments
   26 Feb 2008 13:59 lkl
derchos de auor
 
All countries
-- All countries --
Argentina
Bolivia
Brasil
Chile
Colombia
Costa Rica
Cuba
Ecuador
El Salvador
Guatemala
Honduras
México
Nicaragua
Panamá
Paraguay
Perú
R. Dominicana
Uruguay
Venezuela
ALC
Internacional
Este sitio fue actualizado por última vez en marzo del 2010 y esta disponible solamente a efectos de archivo histórico.
Para información sobre las iniciativas actuales, visite el sitio de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones

Creative Commons: Some Rights Reserved
Ciertos derechos reservados

Monitor de Políticas TIC en América Latina y el Caribe (ALC) de la
Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (APC) desde 2001

Apoyado por HIVOS