APC.org > ICT policy > LAC > Information
 
 GO >> | Site map | Contact us
All themes
-- Todos los temas --
Acceso
Ancho de banda e infraestructura
Capacitación y educación
Censura
Ciencia y tecnología
CMSI y seguimiento
Comercio electrónico
Contenido y lengua
Derechos de comunicación
Estrategias nacionales de TIC
Género
Gobernanza de internet
Gobierno electrónico
Legislación y regulación
Libertad de expresión
Medios
Propiedad intelectual
Seguridad y privacidad
Software
Telecomunicaciones
TIC para el desarrollo
 HOME 
 NEWS 
 INFORMATION 
 STATISTICS 
 EVENTS 
 ORGANISATIONS 
 

Information > Argentina > Capacitación y educación

Las TIC y las universidades en la Argentina

04/04/2007 (II Seminario Internacional. Nuevos Desafíos del Desarrollo en América Latina) -- La formación de capacidades vinculadas a tecnologías de información y comunicación (TIC) en las universidades argentinas: el soporte para el desarrollo de la sociedad del conocimiento*

1. Introducción

El proyecto de la sociedad de la información y el conocimiento es tributario de la confianza en el progreso como ideología (Becerra, 2003). Siguiendo este concepto se observa que durante los últimos treinta años del siglo XX se produjo un salto científico y tecnológico que, heredero de los saltos tecnológicos anteriores, logró profundizar y acelerar sus caracteres representados por las redes, las TIC, la biotecnología, la genética y los nuevos materiales.

Efectivamente, al comienzo del siglo XXI el mundo experimenta una revolución de magnitud semejante o mayor a la industrial abriéndose paso a un nuevo tipo de organización social -del trabajo, los intercambios, la experiencia, las formas de vida y de poder- que se sustenta en la utilización cada vez más intensa del conocimiento y las tecnologías (Castells, 1997). Se está entrando a una era en la que el conocimiento pasa a ser el factor clave que posibilita la transformación de insumos en bienes y servicios con mayor valor agregado. En este sentido la tecnología ya no se identifica puramente con herramientas y máquinas, más bien, su noción se empieza a ampliar hacia el espacio de las técnicas mediante las cuales se estructura la vida social, tanto en el plano de la economía, la política y el gobierno, como en el de las relaciones humanas y la cultura llegando a las más refinadas expresiones espirituales . Es por eso que en esta nueva era se profundiza aún más el concepto de que las tecnologías son una construcción social y las TIC, al ser el soporte de ésta, tienen el peso más importante.

Ahora bien, las TIC desde su concepción y desarrollo están embebidas de ciertas lógicas y sentidos que, a fin de poder explotar todo su potencial, hacen necesario el desarrollo de nuevas formas organizacionales. Por ende, se necesitan individuos que no sólo sigan desarrollando la lógica interna de las TIC, sino que también puedan interpretar las necesidades y debilidades técnicas de las instituciones “tradicionales” para iniciar un proceso de integración de estas tecnologías en la sociedad.

En base a lo anterior, este trabajo busca indagar de qué manera la Argentina se posiciona frente a la construcción de la sociedad del conocimiento en la creación de estos recursos con capacidad de interpretar y transformar las organizaciones e instituciones existentes, y cuáles son las políticas públicas efectuadas para llevarlas a cabo.

2. La importancia de las TIC para la conformación de la sociedad del conocimiento

Según Brünner, en la medida que las TIC van digitalizando los procesos vitales de la sociedad están sirviendo de base para el surgimiento de un entorno completamente nuevo y diferente. Este entorno está caracterizado por un capitalismo global basado en el conocimiento y en la transformación de las sociedades en sistemas vitalmente dependientes de los flujos de información. A este nuevo entorno se lo llama sociedad o era de la información, o lo que otros autores denominan “sociedad del conocimiento”, “sociedad del aprendizaje” o, simplemente, “Galaxia Internet” .

En este nuevo contexto las TIC son la base de un nuevo tipo de relaciones: las relaciones de red. Estas relaciones, en su mayoría, están basadas en Internet lo que posibilita que tiendan a desenvolverse de manera tal que hacen posibles innumerables convergencias, no sólo entre diversos medios de información y comunicación sino, más allá, entre múltiples y diferentes actividades que hasta hoy se hallaban separadas por la división y organización del trabajo heredadas de la sociedad industrial. Internet aparece como una malla de redes que combina oportunidades de negocio, servicios de información, correo electrónico, medios de entretención, modos de enseñanza aprendizaje, nuevas formas de contacto entre las empresas, etc. (Becerra, 2003). La hipótesis más radical y de mayor generalidad formulada por Castells (1997) postula que las redes “constituyen la nueva morfología social de nuestras sociedades, y que la difusión de la lógica de redes modifica sustancialmente la operación y resultados de los procesos de producción, experiencia, poder y cultura” (Castells, 1997 citado en Brünner, 2004: 56).

Por otra parte las relaciones en red empujan a una transformación socio-tecnológica que fundamenta la circulación de los flujos de información y conocimiento. Esto se debe a que la producción de conocimientos en red y las interconexiones sin tiempo ni espacio mejoran significativamente la competitividad de los países. Por eso puede esperarse que la globalización, la interconectividad, la movilidad y la multiplicación de los flujos de ideas, información, conocimientos, datos, experiencias, personas, productos, servicios- empujen también hacia una completa reorganización de las actividades más avanzadas de conocimiento, donde sea que ellas se localicen. Por consiguiente, se necesita rediseñar las estructuras para potenciar las ventajas de trabajar en red; es decir, mediante el desarrollo de relaciones flexibles, sin centro fijo, multidireccionales, de alta velocidad y alcance global, y con una creciente intervención y control por parte de quienes participan en dichas actividades (Tedesco, 2000; Brünner, 2004). En este sentido las TIC conducen a una vasta reingeniería de las organizaciones -desde empresas hasta gobiernos, desde las funciones de producción hasta las funciones de control y evaluación, que por esta vía buscan adaptarse a la emergente sociedad de la información (Brünner, 2004).

Es necesario comprender que los procesos de conformación de la sociedad del conocimiento no son iguales para las economías con diferentes grados de desarrollo. Tal como plantea Reinert (1996), las diferencias existentes entre los países en sus niveles de desarrollo económico y social están directamente relacionadas con sus diferencias en materia de desarrollo tecnológico. En este sentido, existen estudios que plantean que una manera de acortar esta diferencia es complejizando el patrón de especialización de un país a través de la introducción de actividades intensivas en información y conocimiento. Esto, asociado a la construcción de redes, ingreso de la demanda y al dinamismo del mercado internacional, permitiría la generación de ventajas comparativas dinámicas capaces de acortar esta distancia (Reinert, 1996; Dosi et al, 1990).

Unos de los elementos a tener en cuenta en la complejización del patrón de especialización de un país es que todas las organizaciones tienen una capacidad de aprendizaje que interactúa con su capacidad tecnológica y que a su vez esta depende de la calidad y potencialidad innovadora provenientes de las competencias técnicas y humanas de sus trabajadores. Es por eso que en este nuevo entorno las capacidades de aprendizaje de las organizaciones resultan cruciales para definir los niveles de competitividad de las organizaciones y los países. La difusión de las TIC permite mejorar esta capacidad, por lo cual una de las características del proceso de transformación socio-tecnológico es la de implementar políticas de difusión y promoción de la capacitación en disciplinas basadas en TIC, dando impulso a una creciente formación en las áreas del conocimiento que requieren una masa crítica de profesionales capacitados para responder a los desafíos que la sociedad del conocimiento plantea.

3. Marco conceptual

Ante este proceso paradigmático de transformación social, nuestro país ha sido testigo de la dinámica de agentes económicos y del gobierno que se han lanzado a estimular acciones y políticas concernientes al desarrollo de industrias intensivas en conocimiento como la biotecnología y la informática.

En el caso de la informática este estímulo de políticas se ha basado principalmente en aprovechar las fuertes potencialidades que residen en los recursos humanos surgidas muy a pesar de una tradición histórica de formaciones y deformaciones del sendero de aprendizaje del sector (Aguirre, 2006). Este proceso “de formaciones y deformaciones” en gran parte se debe a que la historia de la informática en Argentina ha estado fuertemente influida, entre otras causas, por las peripecias de la política nacional, ya que al ser la más nueva de las disciplinas del campo de las ciencias "duras" fue la más sensiblemente afectada por los acontecimientos políticos sucedidos en nuestro país entre 1966 y 1983. (Jacovkis, 2004). Es decir, las inestabilidades macroeconómicas y los quiebres de los regímenes políticos han afectado de una manera más intensa su desarrollo que el de otros sectores. En parte esto se debe a que, desde su surgimiento hasta el primer golpe de estado que tuvo que afrontar , no había logrado desarrollar una fortaleza institucional que le permitiera mantenerse firme con el mismo ritmo de evolución con el que se había iniciado siendo, por tanto, desequilibrado su crecimiento con respecto al conjunto de la sociedad. Producto de este desajuste en el sector, tanto en el entorno educativo como productivo y sumado al desajuste también de los otros sectores como consecuencia de los quiebres institucionales, la difusión de las TIC se vio afectada, lo cual repercutió en el hecho de que las transferencias de capacidades y conocimientos al conjunto social no se pudieron mantener dentro de un sendero de crecimiento homogéneo (Novick, 2002; Boscherini et al 2003; Martín y Rotondo 2004; Yoguel et al 2004).

Hoy en día, como consecuencia de esta profunda heterogeneidad de la difusión de las TIC a nivel organizacional, se observa una escasa complejidad existente en términos de uso y sistematización de herramientas de gestión, siendo los niveles más básicos de integración de TIC los que se observan en muchas de las organizaciones del país (Peirano et al 2006; Breard, 2006).

En parte esto se puede deber a que en las empresas de software predominan más los servicios informático que el desarrollo de productos complejos para atender a exigencias puntuales de las organizaciones. Esto se explica por la existencia de una fuerte disociación entre la oferta sectorial y la demanda de los sectores más dinámicos de las economías limitando en parte el sendero de aprendizaje. Estas empresas importan las tecnologías complejas dejando al sector interno la tarea de adaptarla y proporcionar servicios para su mantenimiento (López, 2003). Por eso la oferta encuentra límites para el desarrollo de proyectos complejos que aportan un valor diferencial a las estructuras organizativas.

Ante esta situación el planteo que surge es el siguiente: ¿cómo inciden estas particularidades sistémicas sobre los perfiles de los profesionales TIC de Argentina? Castells (op.cit.) señala que los perfiles de profesionales que se pueden identificar al interior de un sector no sólo dependen del tipo de tecnología con la cual trabajan o de los productos o servicios que desarrollan, sino también del grado de desarrollo del sistema de ciencia y técnica, del sistema educativo y su articulación con las instituciones académicas. Y para concluir, agrega, así como también la importancia del sendero evolutivo de estas instituciones y del sector. Esto permite dar cuenta que a partir de este concepto se explica la razón del por qué de las debilidades del sector para atender a las complejidades integracionales de TIC en las organizaciones económicas y sociales del país.

Que el país se posicione con firmeza frente a la sociedad del conocimiento implica que se cuente con recursos que tengan la capacidad necesaria para liderar la transformación y el sostenimiento técnico de las estructuras organizativas del siglo XXI. En este sentido la pregunta que surge es ¿cuáles son los perfiles necesarios para lograr este objetivo?

Para indagar sobre los perfiles se debe incursionar en el sector para comprender desde una perspectiva endógena cuáles son las dimensiones que se desprenden de cada uno de ellos. Teniendo en cuenta esto, definimos la informática como la ciencia que estudia el almacenamiento, procesamiento y recuperación automática de la información a través de las computadoras. La misma combina aspectos teóricos y prácticos de la ingeniería, la electrónica, la matemática, la lógica y el comportamiento humano cubriendo los aspectos que van desde la programación y la arquitectura informática hasta la inteligencia artificial y la robótica. En este desarrollo de la informática se diferencian dos instancias que establecen a su vez dos dominios distintos de acción que pueden ser complementarios entre sí: el desarrollo de software y el desarrollo de sistemas. Estos dos dominios plantean dos distintos perfiles de profesionales para su ejecución.

El perfil de un profesional orientado al desarrollo del software condensa habilidades para participar y desarrollar cualquiera de las actividades implicadas en las fases del ciclo de vida de desarrollo de software, en productos software y aplicaciones de dimensión media. Es decir, es capaz de analizar, modelar las soluciones y gestionar los requisitos del producto. Sabe diseñar la arquitectura y detallar las especificaciones de funcionamiento; conoce la naturaleza y posibilidades de los distintos lenguajes de codificación y es capaz de realizar la implementación, de todo o parte del producto, mediante el uso de las diferentes metodologías y paradigmas de desarrollo que estén a su alcance; está preparado para realizar la verificación modular de los desarrollos parciales, la integración parcial o completa y las pruebas modulares y de sistema; está en disposición de validar el producto para la aceptación del cliente, de implantarlo y de ponerlo en explotación.

Se trata de un perfil de gran capacitación tecnológica que, aunque está orientado principalmente al desarrollo de soluciones software, requiere conocimientos tanto de hardware (porque en ciertas áreas de aplicación las soluciones de software se ven influidas por la naturaleza del hardware) como de los sistemas empotrados.

Este perfil engloba las siguientes áreas:

• Desarrollo de software y aplicaciones
• Arquitectura y diseño de software
• Diseño multimedia
• Producción e ingeniería del software

Por otra parte, el perfil de un profesional de sistemas concentra aptitudes y conocimientos para analizar, diseñar, construir e implementar sistemas basados en computadoras que soporten aplicaciones técnicas, comerciales, industriales, no convencionales y de negocios en general, utilizando técnicas y métodos que aseguren eficiencia. Puede administrar centros de cómputo o de sistemas de información de datos, utilizar y orientar el empleo de software de aplicación e investigar en materias de tecnologías de información. Tiene que ser capaz de especificar, modelar, diseñar, implantar, verificar, integrar, configurar, mantener y evaluar el rendimiento de cualquier sistema informático así como cada uno de sus componentes o partes. De esto se desprende que debe contar con sólidos conocimientos de las técnicas, dispositivos y herramientas propias del ámbito que le capaciten para la especificación, diseño, montaje, depuración, mantenimiento y evaluación del rendimiento del hardware de computadores y sus periféricos habituales. Asimismo, debe ser competente para el desarrollo del software del sistema que posibilita una gestión eficaz de los recursos hardware del sistema informático.

Respecto a las tecnologías de red, debe conocer con detalle y evaluar la mejor solución en cada entorno y de acuerdo con el tipo de aplicaciones y servicios soportados por los sistemas distribuidos. Y por ultimo debe dirigir el equipo que se ocupe del funcionamiento del sistema global, de la resolución inmediata de los problemas y del mantenimiento del servicio según los niveles acordados. Será responsable de formar a esas personas y, posiblemente, también de dirigir el programa de formación para el personal de operaciones (Libro Blanco ANECA, 2006).

Las áreas que forman parte de este perfil son:
• Ingeniería de comunicación de datos.
• Diseño de redes de comunicación
• Ingeniería de integración y pruebas e implantación y pruebas.

El contraste de los dos perfiles presupone un nivel de complejidad y exigencia mayor observado en los profesionales de sistemas que en los de desarrollo de software.

El desarrollo de un software implica, en primer lugar, identificar el conocimiento del o los expertos de un dominio, formalizarlo y explicitarlo en una estructura de código. Esta tarea es posible de ser desarrollada por un experto del software. Posteriormente si esta estructura debe integrarse a otras estructuras funcionales o dominios, la cuestión es más compleja, esta es la tarea en líneas generales de un profesional de sistemas.

Para sistemas simples, no es crítico este perfil ya que en los programas de las carreras de informática en Argentina, se observa que se ofrecen contenidos orientados a dar una formación integral sobre el funcionamiento de sistemas más allá del código, por lo cual un programador puede cumplir con este perfil, no sin alguna limitación. De hecho esto es lo que ha sucedido en la realidad. Pero las organizaciones, debido a la presión de la globalización en transformar sus estructuras, se ven obligadas a complejizar sus sistemas de informáticos dirigiéndose más allá del desarrollo informático para la gestión de una determinada área, a ingresar a cuestiones más complejas como la integración de varias áreas para trabajar en forma distribuida y sincrónica. Surgen áreas críticas de integración para los sistemas como el abastecimiento, la producción, la logística, la atención al cliente/usuario y la gestión inteligente de las habilidades y capacidades de los recursos humanos. Las organizaciones no económicas como los municipios y el estado también tienen áreas muy complejas y delicadas donde entran en juego muchas mas variables que la simple codificación: barreras políticas, culturales y de riesgo.

Esto hace a que el profesional de sistema está obligado a tener una visión holística no sólo de los requerimientos de la organización de la que forma parte, sino también de las dinámicas tecnológicas y económicas del mercado que influyen significativamente sobre las estrategias organizativas. El concepto de organización o empresa electrónica o en red impone sobre las estructuras organizativas el desarrollo de un perfil capaz de hablar distintos lenguajes (técnicos y organizacionales) con capacidad para poder liderar, por un lado, la transformación de las estructuras tradicionales a las electrónicas y, por otro, el sostenimiento y rápida adaptación a las vulnerabilidades sistémicas que provienen de una sociedad cada vez más globalizada.

4. Hipótesis de trabajo

Las hipótesis fueron definidas de modo tal que se pudiera observar la orientación de la formación de los egresados de las universidades públicas y privadas de Argentina a partir de las ofertas de carreras en TIC que brindan las universidades nacionales públicas y privadas, y cómo las políticas públicas orientadas a TIC se han comportado en los últimos 10 años. De esta manera se buscó comprender si estas dos esferas de análisis han sido convergentes, complementarias o contradictorias para el fortalecimiento del desarrollo de la sociedad del conocimiento.

La hipótesis inicial es que en el país hay una tendencia a que la oferta de carreras en TIC esté más orientada al desarrollo de recursos capacitados en la creación de herramientas informáticas que a la generación de especialistas en sistemas capaces de liderar transformaciones organizativas “a partir de” y “con” las TIC.

Esta hipótesis presupone que las ofertas de las universidades argentinas se orientan a generar especialistas en desarrollo informático. Para comprobarlo, se computaron todas las ofertas del sistema, tanto instituciones privadas como públicas registradas en el MECYT y se utilizó el nomenclador del SIU Araucano (con el cual el organismo categoriza todas las ofertas del sistema educativo argentino). Siguiendo los lineamientos del SIU se tuvieron en cuenta dos niveles de desagregación: disciplinar (informática) y áreas (informática y sistemas).

Por otra parte, teniendo en cuenta las necesidades del país de desarrollar perfiles orientados a liderar la transformación y sostenimiento de las nuevas formas organizacionales, por un lado debido a la presión sistémica de la globalización y de una sociedad cada vez más basada en la red, y por otro lado por las consecuencias que tuvo la ausencia casi total de difusión de las TIC durante el período atravesado por las dictaduras repercutiendo en que las transferencias de capacidades y conocimientos al conjunto social no se pudieran mantener dentro de un sendero de crecimiento homogéneo, la segunda hipótesis que se plantea es que las políticas públicas que se han propuesto y ejecutado desde los ‘90 a la actualidad han tenido como objetivo equilibrar el desfasaje.

Para dar cuenta del cumplimiento de esta hipótesis se ordenaron las políticas públicas según los siguientes criterios:

1) Políticas orientadas al desarrollo del software e infraestructura tecnológica (tendientes a favorecer la industria de un sector pujante en la capacidad de complejizar el perfil exportador del país).
2) Políticas orientadas a la transformación de la organización de las instituciones con el fin de lograr su adaptación a las nuevas exigencias del mercado y de la sociedad.
3) Políticas orientadas a otras actividades de difusión de las TIC (las cuales se caracterizan por ser un entramado de intenciones de articular las orientaciones anteriores con otras actividades sociales como por ejemplo: la educación).

5. La oferta actual de las carreras en TIC

Para el año 2005, se registra una oferta total de 254 carreras de grado en TIC provenientes de 65 instituciones universitarias públicas y privadas del país. Estas ofertas son en su mayoría de grado académico (52%) y de pregrado (41%), donde estas últimas se corresponden con un nivel medio compuesto de tecnicaturas, diplomaturas y terciarios, que en muchas de las universidades son condiciones esenciales para acceder al grado académico (Fig. n°1).

Dentro de esta oferta se observa que la mayor parte de ellas se encuentran dentro del sector público para cualquiera de los niveles presentados (Fig. n°2 y 3) a pesar de que la cantidad de instituciones privadas con respecto a la pública es casi similar (Fig. n° 4).




Fig. n° 1 Distribución de la oferta en TIC por nivel desagregado
Fuente: MECyT.
Fig. n° 2 Distribución de la oferta en TIC por nivel desagregado y tipo de institución.
Fuente: MECyT

La composición de las ofertas a nivel área según la categorización del SIU, indica que existe una marcada tendencia de las universidades a ofertar carreras orientadas a generar especialistas para el desarrollo del software que en sistemas, lo que corrobora la hipótesis inicial (Fig. n°5). Por otra parte, este comportamiento por tipo de institución muestra que las instituciones privadas tienen una distribución de ofertas orientadas al desarrollo del software bastante similar a la ofrecida por las instituciones públicas, pero en las ofertas orientadas a sistemas es mayor la presencia de las instituciones públicas (Fig. n°6). Esto en parte se debe a que las instituciones privadas responden con sus ofertas educativas a una demanda de mercado puesta en la generación de recursos para desarrollar herramientas informáticas de la cual el sector público no se encuentra alejado.



Fig. n° 3. Distribución de la oferta en TIC por tipo de institución.
Fuente: MECyT.

Fig. n° 4 Distribución de las universidades que ofertan carreras TIC por tipo institución.
Fuente: MECyT.
La generación de recursos orientados a sistemas pareciera responder más a una visión largo plazo de las políticas públicas debido a que su oferta académica se ajusta a la poca demanda de profesionales de la misma por la poca existencia de proyectos de gran complejidad organizacional, hechos que se planteaba en el marco conceptual. La empírea muestra que muchos de estos profesionales terminan siendo absorbidos por el sector para realizar otras tareas orientadas al desarrollo del software antes que la realización de transformaciones organizacionales tan necesarias en la estructura productiva y organizacional del país.

Fig. n° 5 Distribución de las ofertas por disciplina SIU.
Fuente: MECyT.
Fig. n° 6 Distribución de las ofertas por disciplina SIU y tipo de institución.
Fuente: MECyT.


6. Las políticas públicas vinculadas a la difusión de las TIC.

Durante el decenio 1995-2005 el Estado propuso varias políticas tendientes a la difusión de las TIC que de acuerdo al marco conceptual propuesto, se clasifican en:

6.1. Políticas orientadas al software e infraestructura tecnológica

Estas políticas se inician con el programa Argentin@Internet.todos del segundo gobierno de Carlos Menem (1995-1999) por medio del Decreto PEN Nº 1018/98. El objetivo era promover el desarrollo de la infraestructura de telecomunicaciones en todo el país procurando el acceso a la misma en condiciones de equidad geográfica y social. A su vez, promover el acceso universal a Internet y a la tecnología de la información como así también promover en el ámbito nacional la constitución de Centros Tecnológicos Comunitarios (CTC). En el marco de este programa también se declaró de interés nacional la intención de que exista una dirección de correo electrónico para cada argentino (Decreto PEN Nº 1335/99). Esta iniciativa no llegó a concretarse.

Por otra parte, a raíz de las complicaciones que el sector del software tenía para acceder al créditos o financiamiento bancario de inversiones por no tener una figura normativa dentro de los reglamentos industriales el 4 de diciembre de 2003 se sanciona la ley nº 25.856, que establece que la actividad de producción de software debe considerarse como una actividad productiva de transformación asimilable a una actividad industrial, a los efectos de la percepción de beneficios impositivos, crediticios y de cualquier otro tipo.

El 18 de agosto de 2004 se sanciona la ley Nº 25.922 de promoción de la industria del software. Entre los principales objetivos que persigue se destaca crear un régimen de promoción de la industria del software en la Argentina que cuente con una vigencia de diez años a partir de su aprobación. En esta ley se define el software como “la expresión organizada de un conjunto de órdenes o instrucciones en cualquier lenguaje de alto nivel, de nivel intermedio, de ensamblaje o de máquina, organizadas en estructuras de diversas secuencias y combinaciones, almacenadas en medio magnético, óptico, eléctrico, discos, chips, circuitos o cualquier otro que resulte apropiado o que se desarrolle en el futuro, previsto para que una computadora o cualquier máquina con capacidad de procesamiento de información ejecute una función específica, disponiendo o no de datos, directa o indirectamente”. (Artículo 5º).

Por último, de esta ley se desprende la creación del Fondo Fiduciario de Promoción de la Industria del Software (FONSOFT) cuya autoridad de aplicación es la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica dependiente de la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva por lo cual está sostenido por el presupuesto nacional.
El FONSOFT financia proyectos de investigación y desarrollo relacionados a las actividades comprendidas en el régimen de promoción (creación, diseño, desarrollo, producción e implementación y puesta a punto de los sistemas de software). También financia programas de nivel terciario o superior para la capacitación de recursos humanos, programas para la mejora en la calidad de los procesos de creación, diseño, desarrollo y producción de software y programas de asistencia para la constitución de nuevos emprendimientos.

6.2. Políticas orientadas a la transformación de la organización de las instituciones

Estas políticas se inician un año antes del periodo estudiado, el 21 de marzo de 1994 con el “Programa de Modernización Tecnológica” el cual fue parcialmente financiado con recursos del Contrato de Préstamo Nº 802/OC-AR entre la Nación Argentina y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y finalizó el 31 de diciembre de 1997. Este programa tuvo una segunda fase (98-2004) y ahora esta en su tercera fase (2006- 2010)

El “Programa de Modernización Tecnológica II” tuvo como propósito aumentar la eficiencia de las empresas, a través de instrumentos de cofinanciamiento crediticio y no crediticio. El Programa financió (a) inversiones tangibles, en particular equipos relacionados con nuevas tecnologías y sistemas ambientales con énfasis en tecnologías limpias; (b) inversiones intangibles, tales como los gastos en información, entrenamiento y gerenciamiento de recursos tecnológicos; y (c) actividades de promoción científica-estratégica y de fortalecimiento del Sistema Nacional de Innovación (SNI), destinados a estimular la investigación tecnológica para mejorar la competitividad de las empresas.

Dentro de los Proyectos financiados por el FONCYT, se encontraban los siguientes:

• Investigación CyT: PICT (Proyectos de Investigación Científica y Tecnológica)
• Investigación CyT Orientada: PICT-O (Proyectos de Investigación Científica y Tecnológica Orientados)
• Investigación y Desarrollo: PID (Proyectos de Investigación y Desarrollo)
• Áreas Estratégicas: PAV (Proyectos en Áreas de Vacancia)
• Modernización y Equipamiento: PME (Programa de Modernización y Equipamiento)

El “Programa de Modernización Tecnológica III 2006-2010” busca seguir contribuyendo a la competitividad estructural de la economía argentina aportando al desarrollo de un nuevo patrón productivo basado en bienes y servicios con mayor densidad tecnológica.

Los Proyectos que se financia por medio del FONTAR están orientados hacia las empresas y se destacan las siguientes líneas de financiamiento:

ANR Patentes: Este instrumento tiene por objetivo la presentación de solicitudes de patentes (solicitudes nacionales y/o solicitudes en el extranjero) para promover la protección de los resultados innovadores tanto sea de producto, de procedimientos, como de los desarrollos científicos susceptibles de ser protegidos en diferentes áreas.

ANR PDT: Aportes no Reembolsables para Proyectos de Desarrollo Tecnológico: Estos son proyectos dirigidos a elevar el nivel tecnológico de una empresa que se financian a través de créditos, incentivos fiscales y subsidios, que pueden incluir propuestas para potenciar la competitividad de la empresa a través de a) la modificación o mejoras de tecnologías de productos o procesos actualmente en uso, b) la construcción de plantas piloto, desarrollo y producción de prototipos de productos y de series de productos, c) la introducción de tecnologías de gestión de la producción, d) desarrollos tecnológicos necesarios para pasar de la etapa piloto a la etapa industrial y e) certificación de calidad.
Podrá acceder al financiamiento cualquier empresa productiva del país, con independencia de su tamaño y sector de actividad, que cuente con un proyecto correctamente formulado, capacidad técnica y administrativa para ejecutarlo, y aptitud comercial para colocar el producto resultante en el mercado.

ANR PCT: Aportes no Reembolsables para Programas de Consejerías Tecnológicas:
Este Programa tiene como objetivo establecer un mecanismo de fortalecimiento tecnológico para las pequeñas y medianas empresas (PyMES). El Programa propone, a través de la creación de intermediarios denominados Consejeros Tecnológicos, estimular el desarrollo tecnológico de las empresas PyMES y favorecer un mercado adecuado para dinamizar de forma permanente el proceso de mejoramiento de las capacidades de innovación. La Consejería esta destinada a:

• Diagnosticar problemas tecnológicos y de gestión en materia de procesos y productos, organización de la producción y necesidades de capacitación
• Formular proyectos de innovación, desarrollo y modernización tecnológica, sistemas de calidad y de gestión tecnológica.
• Identificar firmas de ingeniería, organismos tecnológicos y proveedores de servicios técnicos que contribuyan a solucionar los problemas y necesidades de las empresas
• Desarrollar en la empresa una mayor capacidad de autodiagnóstico e información tecnológica que permita mejorar su competitividad.
• Apoyar en la implementación, seguimiento y evaluación de las mejoras, innovaciones y tareas de innovación.
• Apoyar la creación de estrategias asociativas de desarrollo productivo que provoquen cambios en las empresas participantes, tanto internos (productividad, gestión empresarial, etc.) como también externos (competitividad, alianzas estratégicas, encadenamientos productivos, etc.).
• Apoyar y mejorar la gestión empresarial mediante la incorporación de tecnologías superadoras tales como la aplicación de sistemas informáticos para la organización de la producción, la administración y la comercialización, la modernización de sistemas de logística, la gestión financiera y flujos de fondos, sistemas de información gerencial y otros similares.


ARAI: Aportes Reembolsables a Instituciones: Los créditos promueven la mejora o instalación de servicios altamente calificados. Las instituciones beneficiarias deberán contar con una organización técnica y administrativa que garantice la adecuada utilización de los recursos adjudicados.

Por otra parte los proyectos que financia el FONCYT están orientados al desarrollo superador del sistema nacional de innovación. Las líneas que se destacan son las siguientes:

PAE: Programa Áreas Estratégicas
PICT Start up: Proyectos de investigación científica y tecnológica generadora de Start up.
Proyecto de Radicación de investigadores
Formación de Doctores en Áreas Estratégicas
PICT: Proyectos de Investigación Científica y Tecnológica
PME: Programa de Modernización y Equipamiento
PID: Proyectos de Investigación y Desarrollo
PICT-O: Proyectos de Investigación Científica y Tecnológica Orientados.

Para concluir con este tipo de políticas orientadas cabe mencionar el Programa Nacional para la Sociedad de la Información (PSI) que se gestó mediante un Decreto PEN Nº 252/2000 bajo la órbita del gobierno de Fernando de la Rúa. La Secretaría para la Tecnología, la Ciencia y la Innovación Productiva era la encargada de supervisar el implementar el PSI el cual estaba orientado, principalmente, a la difusión de la red Internet. Si bien seguía los lineamientos del Programa Argentin@.Internet.todos, incluía otros objetivos que remarcaban la necesidad de coordinar el objetivo de mayor extensión social de Internet con otros en el marco de la Sociedad de la Información. Sin embargo este programa se quedó en los enunciados dado que no tuvo casi ejecución ni perdurabilidad (Schiavo, 2004).

Para concluir, el Decreto Nº 127/2007 autorizó al Ministerio de Economía y Producción y al Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología, a constituir la "Fundación 'Dr. Manuel Sadosky' de Investigación y Desarrollo en las Tecnologías de la Información y Comunicación" conjuntamente con otras instituciones y organismos. Uno de los objetivos que persigue esta Fundación se vincula a promover el desarrollo científico tecnológico y la innovación en el área de las TIC. El decreto autoriza a los ministerios presentes a constituir esta fundación de investigación y desarrollo, conjuntamente con el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) , el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICET), el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y las Cámaras Empresarias nacionales de Software, Servicios Informáticos, Comunicaciones y Electrónica. La misión del nuevo organismo es lograr un centro de excelencia en TIC que provea investigación y desarrollo para que las empresas del país sean más competitivas en algunas áreas específicas . Por esto estará integrado a la Secretaría de Ciencia y Técnica, y oficiará de centro de referencia nacional con visibilidad internacional.

6.3. Políticas orientadas a otras actividades de difusión de las TIC

El único de los proyectos de la Sociedad de la Información formulados y ejecutados en el gobierno de Fernando de la Rúa fue Educ.ar. Este proyecto se puso en marcha en el año 2000 y tuvo como objetivo ofrecer una complementación de enseñanza con plataforma en Internet a la totalidad del sistema educativo nacional. En el aspecto pedagógico y tecnológico, este emprendimiento fue instrumentado como un portal de contenidos educativos, un plan de capacitación docente y un plan de conectividad, que incluía a las ramas primarias, media y superior. En relación al sub-portal dedicado a educación superior cabe aclarar que fue diseñado en función de las necesidades de estudiantes, docentes, investigadores y profesionales. (Schiavo, op. cit.)

Por otro lado, el Estado argentino viene patrocinando el estudio de disciplinas vinculadas específicamente a las TIC a través de la difusión por medio de políticas públicas específicas muchas veces enlazadas a entidades empresariales especialistas en el tema como la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos de la República Argentina (CESSI). Desde la Cámara hay varios programas que se están llevando adelante vinculados a la capacitación de recursos humanos. El crecimiento que se vislumbra en lo referido a Software ha hecho que la mano de obra escasee. Es así que existe en la actualidad mucha demanda de desarrollo de software y no hay personal capacitado para poder cumplir las expectativas o las posiciones que se necesitan. Es por ello que la CESSI ha creado diversos “Protocolos” firmados con el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTEySS) y distintas empresas vinculadas al sector, entre los que se destacan:

• “Plan ++” es un protocolo firmado por Microsoft, el MTEySS y la CESSI para la capacitación de 1000 personas en el país.
• Otro está firmado entre Oracle, el MTEySS, SUN y CESSI para la capacitación de 2500 personas en el país.
• Oracle, el MTEySS y CESSI para la capacitación de 550 personas adicionales en donde se incluyen personas discapacitadas.

Actualmente el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología junto con el programa Educ.ar y la CESSI (Camara empresarial de software) han lanzado el Programa “InverTI en vos” cuyo objetivo es promover el estudio de carreras específicas de TIC.







Orientación Políticas públicas
Orientadas al software e infraestructura tecnológica a. Programa Argentin@Internet.todos (2º Gobierno de C. Menem 1995-1999). Objetivo: promover el desarrollo de la infraestructura de telecomunicaciones en todo el país, el acceso universal a Internet y a la tecnología de la información, y la constitución de centros tecnológicos comunitarios (CTC).
b. Ley nº 25.856, (Sancionada 4/12/ 2003). Objetivo: Establecer la actividad de producción de software como una actividad productiva.
c. Ley nº 25.922. (Sancionada 18/8/2004). Objetivo: Promoción de la industria del Software con vigencia de 10 años a partir de su creación. Crea además el FONSOFT.
d. Fondo Fiduciario de Promoción de la Industria del Software (FONSOFT) (2004). Su autoridad de aplicación es la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica dependiente de la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. Objetivo: financiar proyectos de investigación y desarrollo de software (creación, diseño, desarrollo, producción, implementación y puesta a punto de sistemas de software); de mejoramiento de la calidad de estos procesos; programas de nivel terciario y superior de capacitación de recursos humanos y de asistencia para la constitución de nuevos emprendimientos.
Orientadas a la transformación de la organización de las instituciones a. Programa de Modernización Tecnológica. Está financiado por fondos del FONCYT y FONTAR y administrados por la Agencia Nacional de Promoción Científica y tecnológica. Consta de 3 planes:
• Programa de Modernización Tecnológica (1994-1997)
• Programa de Modernización Tecnológica II: Objetivo: Aumentar la eficiencia y competitividad de las empresas por medio de: Inversiones tangibles (nuevas tecnologías y sistemas ambientales-tecnologías limpias); inversiones intangibles (gastos en información, entrenamiento y gerenciamiento de recursos tecnológicos); actividades de promoción científica-estratégica y de fortalecimiento del Sistema Nacional de Innovación (SIN) para estimular la investigación tecnológica.
• Programa de Modernización Tecnológica III (2006-2010): Objetivo: Promover el desarrollo de un patrón productivo basado en bienes y servicios con mayor densidad tecnológica para contribuir a la competitividad estructural de la economía nacional. La inversiones estarán dadas para la financiación de investigaciones científicas, proyectos en empresas destinados al desarrollo de innovaciones y la modernización del aparato productivo, con gran incapié en la formación de recursos humanos vinculados a las áreas estratégicas (como TIC).
b. El Programa Nacional para la Sociedad de la Información (PSI) (1999-2001 Gobierno de F. de la Rúa). Objetivo: Al igual que el Programa Argentin@.Internet.todos pretendía la difusión de internet a una mayor extensión social, aunque resaltaba la necesidad de coordinarla en el marco de la Sociedad de la Información. El programa no tuvo casi ejecución ni perdurabilidad.
c. Protocolos creados por la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos de la República Argentina (CESSI) para capacitación de personal en el desarrollo del software en convenio con el MTEySS, Microsoft, Oracle, SUN, CESSI. Además de la capacitación, el convenio asegura el compromiso de las empresas de software de emplear a más del 50% del personal que están capacitando.
d. Decreto Nº 127/2007 autorizó al Ministerio de Economía y Producción y al Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología, a constituir la "Fundación 'Dr. Manuel Sadosky' de Investigación y Desarrollo en las Tecnologías de la Información y Comunicación" la cual tiene como principal objetivo promover el desarrollo científico tecnológico y la innovación en el área de las TIC así como lograr ser un centro de excelencia en TIC que provea investigación y desarrollo para que las empresas del país sean más competitivas en algunas áreas específicas.
Orientadas a otras actividades de difusión de las TIC
a. Educ.ar (Puesta en marcha en el año 2000 durante el gobierno de F. de la Rúa). Objetivo: ofrecer una complementación de enseñanza con plataforma en Internet a la totalidad del sistema educativo nacional, constituyendo un portal de contenidos educativos, plan de capacitación docente y de conectividad.
b. Invertí en vos. Programa informativo y de promoción del estudio de carreras específicas de TIC (informática, software y sistemas). Creado por el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología junto con el programa Educ.ar y la CESSI.
Cuadro n° 1 Resumen de las políticas públicas aplicadas durante el decenio 95-05


7. Conclusiones y aportes

Las políticas que el Estado argentino ha implementado a lo largo del último decenio para promover la difusión de las TIC tanto para su producción como para su integración a los sectores productivos y sociales han tenido una profunda iniciativa en dos elementos: la incorporación de tecnología y desarrollo de infraestructuras tecnológicas y, por otra parte, la capacitación de personas. Lo interesante de este cambio en relación a las políticas públicas se observa en que ya no están orientadas a promover la introducción de tecnologías en los distintos sectores sociales sino que tienden a difundir la importancia de la formación de capacidades cognitivas. Este nuevo esquema de orientación de políticas muestra claramente el protagonismo que ha tomado el paradigma de la sociedad del conocimiento a pesar de las turbulencias macroeconómicas.

Lo que se observa, como se planteó, es que existe una gran cantidad de políticas orientadas a la capacitación de recursos humanos en carreras vinculadas a TIC focalizando hacia la industria del software. Puede que este comportamiento se deba en parte, al beneficio obtenido a través del tipo de cambio que permite favorecer la exportación de intangibles informáticos y derivados de ella a un precio competitivo frente a las industrias de otros países. También a esto se le agrega la calidad de los mismos que son bastante significativas y estimuladas por la demanda internacional.

A su vez, cuando se analizó la oferta en TIC se observo una clara tendencia de las instituciones publicas y privadas en ofertar carrera orientadas al desarrollo del software y que las ofertas orientadas a sistemas es mayor en las instituciones públicas. Se considera que esta especialización de las públicas y privadas responde a una alta demanda de profesionales orientados a esa área de desarrollo.

Poner el acento en la formación de recursos humanos expertos en desarrollo de software es relevante pero no suficiente si lo que se busca como país es posicionarse estratégicamente en el paradigma de la sociedad del conocimiento que demanda, como estuvimos tratando, nuevas estructuras organizativas. Promover un cambio estructural es la condición indispensable para crear nuevas organizaciones diseñadas desde las TIC, gestoras de conocimiento en red.

De todas formas a esta conclusión le restaría analizar en futuras investigaciones la evolución de la oferta en estos dos perfiles. También como se comportó la tasa de matriculados y egresados en los últimos 10 años y seria interesante cuantificar y explicar como se comporta la demanda del mercado de estos profesionales. Y por ultimo identificar si existen redes formales e informales entre la universidad y el sector privado. Esto potenciaría la capacidad de abordar proyectos de gran complejidad que posibiliten brindar un mayor valor agregado en las organizaciones a su gestión, producto o servicio.

A modo de reflexión final creemos que el actual sistema educativo se caracteriza por proporcionar a las personas un conocimiento con un carácter fundamentalmente teórico, mientras que el sistema productivo ha facilitado tradicionalmente el desarrollo de capacidades y habilidades prácticas. Lograr desarrollar un modelo educativo que sea por competencias sería al lugar donde ambos entornos convergen. La conjunción de habilidades, de conocimientos y del contexto donde se desarrollan supondría una revolución de los sistemas de formación

Desarrollar un enfoque de competencia profesional podría ser una alternativa atractiva para impulsar la formación en una dirección que armonice las necesidades de las personas, las empresas y la sociedad en general para la construcción de la sociedad del conocimiento. Esta diferenciación de perfiles podría ser un aporte.







8. Bibliografía


Aguirre J. (2006), La evolución de la formación universitaria en informática en Yoguel, Gabriel (2006). La informática en Argentina: desafíos a la especialización y a la competitividad, 1° Edición, Buenos Aires, Prometeo Libros, UNGS. Cáp. 23 pp. 411-427

Boscherini F, Novick M y Yoguel G (2003), Nuevas tecnologías de información y comunicación. Los límites en la economía del conocimiento, Miño y Dávila, Buenos Aires-Madrid

Becerra, Martín (2003), Sociedad de la Información: proyecto, convergencia, divergencia, Grupo editorial Norma, Buenos Aires.

Breard Gerardo E. (2006). Integración de TIC en empresas exportadoras del Partido de Quilmes, Provincia de Buenos Aires, Tesis de Licenciatura, Biblioteca Universidad Nacional de Quilmes.

Brünner, José J. (2004), Educación e Internet ¿La próxima revolución?, Fondo de Cultura Económica, Santiago de Chile.

Castells, Manuel (1997), La era de la Información, Alianza, Madrid, 3v.

Castells, Manuel (2001), La Galaxia Internet, Plaza & Janes Editores, Barcelona

Dosi, G., Pavitt, K. y Soete, L., (1990), The Economics of Technical Change and International Trade. Harvester Wheatsheaf Press. London and New York.

Jacovkis (2004), Breve resumen de la historia de la computación en Argentina. Consultado en el mes de marzo de 2007 en http://www.sadio.org.ar/modules.php?op=modload&name=News&file=article&sid=50

Lopez, A (2003), El sector del software y servicios informáticos en la Argentina ¿Es posible una inserción exporta sostenible?, en Boscherini et al, op.cit.

Novick M (2002), La dinámica de oferta y demanda de competencias en un sector basado en el conocimiento en la Argentina, Serie Desarrollo Productivo, CEPAL, Santiago de Chile

Martín S. y Rotondo S. (2004), Redes de proveedores en la industria manufacturera: un análisis desde la difusión de TICs y las competencias endógenas, Instituto de Industria, UNGS, mimeo.

Peirano, F.; Suarez, D. (2004) “Estrategias empresariales de uso y aprovechamiento de las TICs por parte de las PyMEs de Argentina en 2004” Ponencia presentada en el 33 JAIIO, Simposio sobre la Sociedad de la Información, Córdoba, Argentina, setiembre 2004

Reinert E. (1996), The role of technology in the creation of rich and poor nations: underdevelopment in a Schumpeterian system, in Aldcroft and Catterall (Eds) Rich nations-poor nations, Elgar, UK.

Schiavo, Ester (2004), Des réseaux techniques urbains aux Technologies de la société de l`information, Atelier National de Reproduction de Thèses, Université Charles de Gaulle – Université de Lille 3, ISSN 0294-1767, Doctoral Nouveau Régime 03/PA03/0047, 2v.

Tedesco, Juan Carlos (2000): Educar en la sociedad del conocimiento, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires

Yoguel G, Novick M, Milesi D, Roitter S y Borello J (2004), Información y conocimiento: la difusión de TICs en la industria manufacturera argentina Información y conocimiento: la difusión de TICs en la industria manufacturera argentina, Revista de la CEPAL, Santiago de Chile.

Date: 04/04/2007
Location: Argentina
Theme: Acceso, Telecomunicaciones, Capacitación y educación
Source: II Seminario Internacional. Nuevos Desafíos del Desarrollo en América Latina
Contact: Gerardo Breard - Ma. Victoria Chiappe - Luciana Guido - Sergio Rodríguez

Comments
   04 Jul 2008 18:14 
 
   04 Jul 2008 18:14 
 
All countries
-- All countries --
Argentina
Bolivia
Brasil
Chile
Colombia
Costa Rica
Cuba
Ecuador
El Salvador
Guatemala
Honduras
México
Nicaragua
Panamá
Paraguay
Perú
R. Dominicana
Uruguay
Venezuela
ALC
Internacional
Este sitio fue actualizado por última vez en marzo del 2010 y esta disponible solamente a efectos de archivo histórico.
Para información sobre las iniciativas actuales, visite el sitio de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones

Creative Commons: Some Rights Reserved
Ciertos derechos reservados

Monitor de Políticas TIC en América Latina y el Caribe (ALC) de la
Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (APC) desde 2001

Apoyado por HIVOS